Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Conoce a tu niña interior y nunca más te sentirás sola

Conoce a tu niña interior y nunca más te sentirás sola

¿Te imaginas que dentro de ti hubiera una niña interior que mantuviera los anhelos y creencias de cuando eras pequeña?

¿Y si te dijera que hay autores que creen que así es?

Mi primer encuentro con “mi niña interior” lo tuve con 19 años.  En esa época cayó en mis manos el libro de Louise Hay, Usted puede sanar su vida y fue esta autora la que me ayudó a cambiar la relación que tenía conmigo misma, para siempre.

De hecho, me enteré de que había un “conmigo misma” o una “niña interior” y entonces, empecé a trabajar en mí para poder tener una relación, con esa parte de mí misma que ignoraba que existiera.

¿Quién es la niña interior?

La niña interior es esa parte tuya más inocente, vulnerable, apasionada, insegura, ingenua, necesitada, alegre, vital…

¿Cómo eras tú cuando eras pequeña?

¿Te acuerdas?

¿Qué te gustaba? ¿Qué te daba miedo?

¿Qué ilusiones tenías? ¿Qué inseguridades?

Si eres capaz de acordarte de cómo eras de pequeña, tendrás una imagen bastante clara de cómo es ahora tu niña interior.

Eric Berne también habla de nuestra parte infantil o niño interno.  Y en terapia Gestalt podríamos decir que la niña interior correspondería a tu parte emocional.

Pero para mí, la mejor manera de imaginármela y entender cómo funciona es pensando en una niña pequeña que reacciona ante lo que le sucede.

Si eres de las que no conoce a tu niña interior, entonces, es probable que:

  • En el presente puedas estar reaccionando a situaciones como lo hacías cuando eras niña.
  • Te digas a ti misma las mismas cosas (positivas o negativas) que tus padres te decían (y no te des ni cuenta).
  • Tu vida sea una montaña de altibajos emocionales.
  • A veces reacciones exageradamente y no entiendas por qué.

Si te pasa todo esto, es hora de que te detengas y te presente a tu niña interior.

Conoce a tu niña interior

La manera en que yo presento a mis clientes a su niña interior es a través de una meditación guiada.

Una visualización donde poco a poco voy guiándote hasta que te encuentras con tu niña interna.

Lo que a mí me pasó y, lo que les suele pasar a mis clientes en esa meditación, es que acaban llorando.

¿llorando?

Sí, sí…las lágrimas caen. (No siempre, claro).

A veces, porque su niña interior  se sienten dolida, abandonada y ese encuentro de la parte adulta con la parte niña, es muy emotivo.

Otras, por la alegría de haberse reencontrado.

Pero no creas que un primer contacto con tu niña interior va a solucionar todos tus problemas.

No, no.

A partir de ahora vas a tener que ganarte su confianza.

Y te aseguro de que eso no es nada fácil.

La niña interior lleva demasiado tiempo en la sombra

wardrive

Cuando creciste, poco a poco y sin darte cuenta, fuiste olvidando a aquella niña que eras.

Tenías tantas ganas de ser adulta, de crecer, que simplemente metiste a tu niña en un armario y la dejaste allí.

Un año, otro año y otro más.

Han pasado ya unos cuantos años y, después de ver la importancia que tiene esa parte de ti, decides sacarla del armario y mostrarle la luz.

Para empezar, aunque esté deseando ver la luz y que tú se la enseñes, es probable que ni quiera salir del armario.

¿Y sabes por qué?

Porque no quiere hacerse ilusiones.

¿Y si la sacas del armario un día y al día siguiente te vuelves a olvidar de ella y la vuelves a abandonar?

Pues para eso, mejor quedarse en la oscuridad que, después de tantos años, ya se ha acostumbrado.

Así que si ahora haces una visualización, le dices que nunca más la vas a dejar sola y que no hace falta que siga en el armario, te va a mirar a la cara y te va a decir:

¡Como que me lo voy a creer!

Pero bueno, ¡encima que haces el esfuerzo de ir a buscarla!

Pero mira, ponte en su lugar.

Si una buena amiga lleva 5 o 10 años sin llamarte y un día de repente te llama y te promete que vais a volver a ser súper amigas, ¿te lo creerías sin más?

No creo.

Tú también lo dudarías.

Así que no se lo tengas en cuenta.

La confianza se crea a través de las acciones

Para que tu niña interior confíe en ti, has de demostrarle que estás ahí para ella, no sólo un día, ni dos, sino:

Cada día.

En cada situación.

En cada decisión.

Tendrás que demostrarle que te importa.

Que te importa lo que ella piense y sienta.

Y para ello, no hay nada mejor que tener cuidado con el tipo de conversación mental que mantienes con ella.

Cuida tu diálogo interior

A partir del momento en el que recuperas la relación con tu niña interior, tendrás que tener MUCHÍSIMO cuidado con las cosas que te dices.

Prohibido cualquier crítica o desprecio hacia ti misma.

Es imposible que tu niña confíe en ti, si la machacas.

Así que practica el diálogo interno constructivo.

  • Cambia los “qué mal lo haces” por “lo has hecho lo mejor que has podido
  • Cambia los “tú no puedes hacerlo” por “lo conseguirás, sólo es cuestión de práctica y tiempo”

Así, poco a poco, con cada mensaje de apoyo, irás construyendo una relación.

Cambiar mi diálogo interior es uno de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Imagínate pasar de estar criticándote constantemente a tener un diálogo que te apoye, te consuele y te calme.

Te aseguro que el cambio no tiene precio.

Es pasar:

  • De la soledad al apoyo
  • De la crítica destructiva a la constructiva
  • De necesitar del exterior a satisfacer tus propias necesidades

¿Qué más se puede pedir?

Trátate con mucho cariño

emociones_300

¿Recuerdas que de pequeños necesitamos amor?

Pues imagínate que tu niña está todavía hambrienta de amor, necesitada de mimos, de ternura, de reconocimiento, de aprobación…

¿Cómo consolarías a una niña pequeña que llora?

¿Le dirías quizá “¡deja de llorar, que no es para tanto!”?

No, ¿verdad?

¿Y por qué lo haces contigo?

¿Por qué te tratas mal?

Supongo que porque no te das cuenta.

Pero aquí estoy yo, con este artículo, para ayudarte a tomar conciencia.

A partir de ahora, me gustaría que cada vez que la emoción te supere, tengas alguna dificultad o te sientas desbordada por la situación, te pares y te hables con todo el amor que te salga.

Amarse a una misma es indispensable para poder recuperar a tu niña interior.

Ejercicios para que tu niña interior vuelva a confiar en ti

Está claro que el diálogo y el buen trato lo has de ir practicando cada día, pero para empezar a construir un buen diálogo, te voy a dar algunas pistas.

Hay muchos ejercicios que se pueden hacer para ir trabajando la relación contigo misma o para conocer a tu niña interior.

Aquí te dejo alguno de ellos:

  • Visualiza que te encuentras con tu niña interior y ella te habla. Escucha los mensajes que te da y las necesidades que tiene.
  • Coge un papel en blanco, y haz una división en dos, en un lado, haz una pregunta a tu niña interior y en el otro, escribe la respuesta de tu parte adulta.
  • También puedes hacer este mismo ejercicio, escribiendo con colores distintos o con diferentes manos (la derecha para las preguntas y la izquierda para las respuestas).

La parte más racional representará a tu cabeza o parte adulta, y la parte más emocional o pasional a tu niña.

Ya verás que es fácil diferenciarlas.

Así que sólo te queda practicar y tener paciencia.

Espero que este artículo haya aportado un poco de luz en tu camino hacia una nueva relación contigo misma.

Si todavía no me has dejado tu mail, puedes dejármelo y descargarte el ebook gratuito y, en algún momento, te enviaré a tu mail una meditación de la niña interior, para que tú también puedas reencontrarla.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

+ 69 = 73