Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Mantén una autoestima sana a través de la crítica constructiva

Mantén una autoestima sana a través de la crítica constructiva

Una autoestima sana implica que la valoración afectiva que tengo sobre mí misma es positiva.

En otras palabras, que me quiero a mí misma.

¿Qué es la autoestima?

Para explicar la autoestima, hemos de empezar hablando del autoconcepto.

El autoconcepto es la idea que yo tengo de mí.

Y, ¿cómo se crea esta idea?

Pues desde bien pequeños y a través de lo que nos dicen nuestros padres, hermanos, maestros y personas importantes en nuestra vida. 

En el día a día, se nos van dando mensajes sobre cómo somos.

Por suerte o por desgracia, no nos damos cuenta de los juicios que hacemos, tanto a los demás, como a nosotros mismos.

Así, si un niño llora y se le dice que “es débil”, y eso se le repite en diferentes situaciones.  Llegará un momento en que, sin que nadie se lo diga, él creerá que,  “si llora, será débil”. 

debilidad

Y, si es un niño que llora a menudo, entonces pensará que él, es un niño débil.

Se considera que, durante la infancia y hasta los 7 años, el niño crea su autoconcepto. 

Es decir, todas sus ideas respecto a cómo es él:

“Soy Pedrito, un niño…movido, bueno, cariñoso y débil”, por poner un ejemplo.

Si durante la infancia del niño, éste ha llorado y eso se le ha criticado o, en la sociedad, no está bien visto el que los hombres lloren.

Crecerá con estas dos creencias:

 “los hombres no lloran” y “si lloro soy débil”.

 Y esto afectará a la hora de tener una autoestima sana.

Pues, al hacer una valoración afectiva de lo que él cree ser (movido, bueno, cariños y débil), juzgará esas ideas (o autoconcepto) sobre sí mismo, y realizará un juicio.

Si tanto sus padres y personas de referencia, así como en la sociedad, se juzga de manera positiva el ser “bueno”, lo pondrá, por así decirlo, en la lista de “autoestima sana”.

De lo contrario, todo aquello que en su vida ha tenido una valoración o juicio negativo, como por ejemplo,  del hecho de llorar, cada vez que  sienta tristeza, para no ser considerado por los demás ni por sí mismo “débil”, reprimirá sus lágrimas.

Y yo ahora me pregunto:

¿Por qué el hecho de llorar se asocia a personas débiles?

¿Lo asocias tú?

¿Quién te lo dijo a ti?

Yo recuerdo que de pequeña era una niña muy delgada y claro, a la que mi hermana (que era 7 años mayor que yo) me tocaba con un dedito…yo me ponía a llorar.  Solía llamarme “flandul”…

Pero también veo, en los talleres de autoestima que doy para adolescentes, que, cuando salen sentimientos de tristeza, no quieren reconocerlos.

Como si estar triste significara tener una baja autoestima.

¡Nada más lejos!

De hecho, una autoestima sana implica poder aceptar cualesquiera que sean mis sentimientos.

Porque autoestima, implica también:

  • aceptación de mí y de mis sentimientos
  • valorarme como persona
  • defender mis ideas y pensamientos, respetando los de los otros
  • tomar mis propias decisiones
  • respetarme a mí y también al resto
  • confiar en mí y mi criterio
  • etc.

 ¿En qué se basa la crítica constructiva?

crítica constructiva

crítica constructiva

Constructiva quiere decir que construye, no destruye.

Por ejemplo,

Crítica destructiva:   “Si lloras, eres débil.  Y los demás se reirán de ti”

Crítica constructiva: “Si lloras, no pasa nada.  Simplemente es otro sentimiento más, que estás expresando.  Expresar las emociones, te ayuda a sentirte más tranquila y relajada”.

¿Ves la diferencia?

La idea es que repases todas las críticas que te haces a ti misma.

Porque solemos hacernos bastantes.

Lo que pasa es que como lo hacemos desde hace tanto tiempo, lo hemos aceptado como algo “normal”, que todo el mundo hace.

Pues no.

De normal, nada.

¿Cómo crear críticas constructivas?

El constructivismo dice que no existe una sola realidad, sino que existen tantas realidades como personas.

Es una frase que me encanta y en la que creo firmemente.

Y esto te lo explico para que, cada vez que te pilles a ti misma criticándote te preguntes:

¿podría ver esto de una manera diferente?

Estoy segura de que sí.

Si en vez de dejar que mi tirano mental destruya mi autoestima y pueda crearme una autoestima sana,

¿Cómo podría cambiar esta crítica destructiva por una constructiva?

Para ello, tendrás que buscar aspectos positivos de lo que haces o de ti (de estos siempre se encuentran), pero, si de los primeros no los encuentras, entonces, tendrás que aceptarlo y construir una crítica algo parecida a esto:

“no he actuado como me hubiera gustado y, espero que para la próxima vez, pueda aprender la lección y actuar de manera más acorde con mis valores”.

Es difícil dar un ejemplo concreto, cuando no tenemos delante un caso concreto, pero lo importante es que puedas “construir” una manera diferente de enfocar la situación.

Para eso te dejaré un pequeño ejercicio:

Por cada idea negativa que tengas sobre ti misma, necesitarás dos ideas positivas para compensar. 

O, por decirlo de otra manera.  Tienes que crear 2 críticas constructivas, por cada crítica negativa que te hagas.

crítica destructiva

Hay faena, ¿no?

Construirse una autoestima sana es un proceso de cada día, así que, acuérdate de este pequeño ejercicio y ponlo en práctica hoy mismo, ahora mismo, si hace falta.

Si te ha gustado este post, compártelo, para que pueda llegar a más personas.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

- 6 = 4