Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

¿Qué es la Terapia Breve Estratégica (TBE)?

¿Qué es la Terapia Breve Estratégica (TBE)?

La Terapia Breve Estratégica es una terapia centrada en las soluciones que pretende solucionar un problema o alcanzar un reto, en el menor tiempo posible.

Es breve porque no le interesa el por qué pasan las cosas, si no más bien, qué hace que no funcionen.

Y es estratégica porque busca las estrategias adecuadas, para escoger el camino más rápido hacia la solución.

Mis inicios con la Terapia Breve Estratégica

En el año 2011 inicié un master en Comunicación y Solución de Problemas en un centro homologado por el CTBE de Arezzo, donde nos explicaron las bases de la TBE. El método me encantó y decidí realizar el siguiente máster de Coaching Estratégico.

Un año más tarde, podría decir que ya me había enamorado de la Terapia Breve y su forma de trabajar, por lo que del 2013 al 2015 realicé el Master Clínico en Terapia Breve Estratégica, supervisado por Giorgio Nardone.

Desde entonces, utilizo principalmente esta metodología con mis clientes porque considero que tiene un potencial tremendo.

Además es un método que va directo al grano, pero en el que tú, casi ni te enteras. Y los problemas se resuelven rápido y sin demasiadas complicaciones.

Pero toda mi formación realizada anteriormente, me permite adaptar la terapia en función de las necesidades que tiene mi cliente, por eso, también utilizo otros recursos de la psicología como la terapia Gestalt, el Coaching, el teatro, etc.

Orígenes de la TBE

La Terapia Breve Estratégica está influenciada por:

1. La Perspectiva Sistémica

que tiene dos supuestos básicos:

  • La teoría general de los sistemas, que dice que todo sistema está relacionado y por lo tanto, para tener un cambio de comportamiento, se puede actuar sobre el individuo o sobre todos los componentes del sistema.

teoría de los sistemas

Imagínate que tienes un problema con tu pareja, amiga, familiar, etc.

Un cambio en ti, provocará un cambio en el otro.

Otra opción podría ser la de unos padres tienen problemas con su hijo. Si cambian los padres de comportamiento, esto hará que cambie la relación con el hijo y beneficiará a toda la familia.

Porque todos los sistemas se comunican y se influencian entre sí.

 

  • La Teoría de la Comunicación Humana, que dice que es imposible no comunicar.

A través de nuestras palabras, nuestros movimientos, mirada, gestos, etc. siempre estamos comunicando.

Para conseguir dar un mensaje claro, es necesario que lo que decimos, nuestra expresión corporal y nuestras acciones sean congruentes. De otra manera, al otro sólo le llegará confusión.

A veces, mis clientes me dicen “Sí” con palabras y, justo en ese momento, hacen un movimiento de negación con su cabeza. O bien me dicen un “ssssse”, que no acaba de ser un “sí” o un “no”.

Por eso, cuando quieras dar un mensaje claro y que al otro le llegue, acuérdate de que lo que digas, cómo lo expreses y lo que hagas vayan en la misma dirección.

2. El Constructivismo

Es una corriente pedagógica que dice que construimos nuestra conducta sobre la base de nuestras percepciones. Éstas, se basan en lo que experimentamos anteriormente.

Supongamos que te dedicas a quejarte de la vida que tienes, con una actitud negativa y derrotista. Ante diferentes situaciones que te suceden, reaccionas siempre de la misma manera.  Entonces para ti, tu realidad será aquella en la que te suceden cosas negativas.

Imagina que un día te encuentras una persona que, a pesar de que ha vivido situaciones muy parecidas a las tuyas, no se queja y tiene una actitud positiva ante la vida.

Entonces, te das cuenta de que depende cómo percibas lo que te pasa, puedes reaccionar de maneras distintas.

De hecho, Pawl Watzlawick decía que existen tantas realidades como personas. Porque cada persona tiene una manera distinta de percibir su realidad.

En la terapia se intenta conseguir un cambio de percepción que te ayude a ver tu vida desde una perspectiva diferente, para que, en vez de bloquearte o paralizarte, puedas seguir adelante.

3. Aportaciones de Milton Erickson

Miltor Erickson utilizaba una comunicación hipnótica, pero sin trance. Solía explicar muchas historias que hacían que la persona pudiera entender que había otra manera de responder a las situaciones.

También le daba más importancia al presente que al pasado, y valoraba mucho la acción y la experiencia, pues consideraba que el trabajo terapéutico tenía que estar enfocado a una meta.

En la TBE definir el objetivo es indispensable para poder trabajar, porque si no sabes dónde quieres ir,

definir objetivos

¿Cómo puedes llegar?

Por eso, a veces, puedo dedicar incluso dos sesiones a definir muy bien el objetivo que quiere alcanzar mi cliente, ya sea respecto a superar un determinado problema o alcanzar una meta.

 Objetivos de la Terapia Breve Estratégica (TBE)

 Entender CÓMO FUNCIONA el problema

Es importante saber cómo funciona el problema y si estás haciendo algo sin darte cuenta, para que el problema persista.

Por ejemplo, imaginemos una mujer que tiene la certeza de que los demás la miran mal. Puede que, como reacción a esa creencia, sea ella la que intente “defenderse” primero y, ¿qué crees que hará?

Empezará a mirar a los otros con desconfianza o recelo, o quizá, ni los mirará. Los otros, reaccionando a una mirada desconfiada, puede que devuelvan lo mismo o que ni siquiera lleguen a mirarla.

Pero ¿qué está haciendo ella que provoca esta reacción?

Si entiendes que su creencia crea un determinado comportamiento, y que los otros responden al mismo, es más fácil solucionar ese problema.

No digo que nosotros tengamos el 100% de responsabilidad de la reacción de las personas, pero está bien averiguar qué estamos haciendo o pensando nosotros y, si eso, puede provocar la reacción temida.

Bloquear las Soluciones Intentadas (SI) que mantienen el problema

Una Solución Intentada es algo que tú has hecho para solucionar un problema.

solución intentada fallida

Normalmente, si lo que haces no lo soluciona, entonces se convierte en una Solución Intentada Fallida.

Pero como no acabas de entender el por qué lo que haces NO funciona, en vez de hacer algo diferente, te dices a ti misma que “quizá no lo he intentado lo suficiente” y te dedicas a repetir la misma solución, que NO funciona, una y otra vez.

Por eso desde la TBE es importante descubrir las soluciones intentadas, porque a veces, es la misma solución, la que está manteniendo el problema.

Imagina, por ejemplo, que antes de salir de casa te surge la duda de si te has dejado alguna luz encendida o algún fuego o los grifos abiertos, así que, antes de salir lo compruebas TODO un par de veces para asegurarte.

En un primer momento, esta solución  te tranquiliza, así que al día siguiente  antes de salir de casa vuelves a comprobar todos los grifos, luces y fuego dos veces, para asegurarte que no te dejas nada abierto o encendido. Al cabo de un tiempo, esta primera solución inicial, se vuelve rígida, es decir, ya no puedes salir de casa sin hacer un control exhaustivo de todos los grifos, luces y fuegos.

Y esta necesidad de control, puede llevarte a perder el control sobre la situación y, si un día sales de casa sin haber comprobado que todo está cerrado, puedes tener ataques de ansiedad o la necesidad de volver a casa para comprobarlo.

La primera solución que fue bien el primer día, si la mantienes, se convierte en un problema en sí misma ¿Entiendes cómo funciona?

Por eso es tan importante bloquear aquellas soluciones que NO funcionan o que ayudan a mantener tu problema.

Cambiar el equilibrio disfuncional del sistema

Imagínate a una persona que tiene miedo a subir a los ascensores porque un día se quedó 5 minutos encerrada en un ascensor y, a partir de ese momento (desequilibrio), empiezó a evitar los ascensores.

Pasado un tiempo, SIEMPRE evita los ascensores, es decir, se ha creado un equilibrio disfuncional.

Esa persona tendría que poder decidir si quiere o no coger un ascensor, pero en este caso, su miedo decide por ella.

Imagina ahora que introducimos un elemento “discordante” en su sistema, por ejemplo, cada vez que pase por delante de un ascensor, habrá de dar 3 vueltas sobre sí misma.

Esto introduce un cambio en su equilibrio disfuncional que le generará nuevas sensaciones y experiencias.

Quizá da tres vueltas y se mareas un poco, así que baja su ansiedad ante un ascensor o quizá, podría incluso plantearse el cogerlo, porque el mareo ha desviado tu atención del miedo o la ansiedad.

El caso es que esa persona ha tenido una nueva experiencia respecto a los ascensores.  Y esto es lo que se llama una “experiencia emocional correctiva” (tener una experiencia diferente ante una situación temida), que abre la posibilidad de introducir un cambio en su respuesta ante los ascensores.

Con el tiempo, haber roto tu equilibrio disfuncional, hará que pueda volver a decidir si quiere coger el ascensor, o prefiere hacer ejercicio y subir por la escalera, pero será su propia decisión y no la de su miedo.

 

Resumiendo,

En una sesión de Terapia Breve Estratégica haremos:

  1. Definir muy bien tu objetivo
  2. Bloquear las soluciones intentadas fallidas
  3. Darte estrategias diferentes que te ayuden a romper tu equilibrio disfuncional

Por supuesto que los ejemplos dados son una pequeñísima versión de todo lo que puede hacer la Terapia Breve Estratégica por ti, pero al menos, espero que con lo escrito hasta el momento, te haya podido dar una pequeña pincelada de mi forma de trabajar.

Si quieres tener la experiencia, ya sabes dónde encontrarme, la primera sesión por Skype es gratis.

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

+ 77 = 84