Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

7 errores al planificar tu objetivo

7 errores al planificar tu objetivo

¿Cuál es tu objetivo personal o profesional para este año?

Si quieres, también puedes escucharlo clicando en “Reproducir”. 

A finales de año y principios del siguiente, suelo reflexionar sobre mis objetivos.

Me gusta valorar las cosas que han funcionado y las que no, sobre todo, para no insistir en una estrategia que no funciona.

En este post me gustaría compartir contigo algunos errores al planificar tu objetivo que puedes cometer, con la intención de hacerte más fácil, el proceso de conseguir aquello que te propongas.

Errores al planificar tu objetivo

 1º Error: Querer abarcar mucho

  • ¿Eres de esas personas que suelen hacerse una lista interminable de tareas para, al final del día, darse cuenta de que sólo has hecho 2 o 3 cosas de la lista?

Uno de los errores que he cometido en estos últimos años es el querer cumplir MUCHOS objetivos.

  • ¿Cuántos objetivos te planteas tú cada año?

Claro que va a depender de lo grandes que éstos sean y el tiempo, dinero y energía que requieran.

Pero dime una cosa:

  • ¿Conseguiste todos los objetivos del año anterior?

Si es que sí, ¡enhorabuena! pero si es que no, dame una cifra concreta de los que conseguiste: ¿2? ¿3? ¿5 objetivos?

  • ¿De qué sirve plantearte 10 objetivos si lo habitual es que consigas 3?

Yo te propongo que definas 1 sólo objetivo principal y 2 o 3 más secundarios. Lo que significa que si concentras todas tus fuerzas para avanzar en ese objetivo principal, probablemente, vas a llegar mucho más lejos que si quieres abarcar mucho.

Si a mitad de año, consideras que ya los has conseguido, pues te marcas otros 3, con otro principal.

2º Error: No saber priorizar

Priorizar es definir qué es lo más importante en este momento y hacerlo lo primero.

Parece sencillo, ¿verdad?

Pero depende del caso, no lo es tanto.

Por ejemplo, para mí, todo lo que supone llevar un blog, una web, servicios online, etc. es algo que no había hecho nunca.  Hay tantísimas cosas que hacer y que tener en cuenta que, a veces, me cuesta saber cuál es la más importante.

¿Te ha pasado esto alguna vez?

La importancia de una tarea depende lo que quieres conseguir con ella.

En el ejemplo de mi web, yo me puedo plantear: ¿qué es más importante EN ESTE MOMENTO para mí?

En función de lo que responda, las tareas serán diferentes.

Y fíjate que la respuesta va a variar en función del “momento”, porque quizá esta semana o este mes me focalizo en una cosa y luego esto puede cambiar. Pero tendré que priorizar.

¿Qué pasa si no priorizas?

Pues que puedes estar dedicando tu tiempo a cosas que no van a acercarte a tu objetivo.

Al final te desmoralizas pensando que no puedes, pero no es verdad, quizá lo que pasa es que haces primero las cosas que no son importantes para poder avanzar.

Es cuestión de definir primero qué es lo importante en este momento y luego elegir hacerlo en primer lugar.

3º Error: No haber hecho una buena definición del objetivo

Si no sabes dónde tienes que llegar, no puedes planificar el camino.

¿Cuál es tu destino?

Una buena definición del objetivo va a permitir que sepas donde quieres llegar y de esa manera poder planificar las distintas paradas del viaje.

Has de buscar objetivos que cumplan los requisitos SMART, es decir:

Específicos: trata de concretar al máximo.

No sirven palabras abstractas como querer tener más…”felicidad”, “autoestima”, “seguridad”.

  • ¿Qué significan esas palabras para ti?
  • ¿Qué tiene que pasar en tu vida para saber que tienes eso que quieres?

Medibles: Has de encontrar una manera de medir si estás acercándote o alejándote de tu objetivo.

Hay casos que son más fáciles, por ejemplo, “ir dos veces a la semana al gimnasio” y otros un poco más difíciles cuando se trata de sentirte mejor, pero aún y así,

  • ¿Cómo sabrás que “te sientes mejor”?
  • ¿Qué pasará en tu vida de diferente a lo que pasa ahora que hará que sepas que vas por el buen camino?

Alcanzables: que realmente sea algo que puedes lograr.

Para ello vas a tener que valorar el tiempo, dinero, energía, dedicación, etc. que necesitarás para alcanzar tu objetivo.

Lo ideal es encontrar un equilibrio entre un objetivo lo suficientemente grande que te motive y lo suficientemente pequeño para que puedas alcanzarlo.

Mi opinión personal es que empieces por cosas pequeñas, que aumentarán tu motivación y te darán esa experiencia de logro que hará que, poco a poco, vayas definiendo objetivos más grandes.

Realistas: esta característica puede ser un poco más difícil de definir, porque lo que quieres y lo que es posible puede no coincidir.

Por ejemplo, no puedes pretender que si acabas de dejar una relación y estás pasando por un proceso de duelo, te sientas feliz como una perdiz, en una semana. Eso no es realista.

Imagina que desde que esa persona salió de tu vida, te has encerrado en casa y evitas cualquier contacto social. Un objetivo realista podría ser, por ejemplo, salir a dar un paseo cada semana con una amiga.

Limitados en el tiempo: no es lo mismo conseguir algo en 3 meses que en un año.

Dicen los expertos que lo ideal es plantearse objetivos que se cumplan entre 6 meses y 1 año. Más allá de ese tiempo, puedes perder de vista tu objetivo. Lo ideal sería un objetivo semestral o anual y luego subdividirlo en objetivos mensuales. Eso te permitirá seguir el camino sin desviarte.

Una vez tienes bien definido tu objetivo y tienes una buena imagen de él, entonces, la planificación será mucho más sencilla.

4º Error: No hacer tu hoja de ruta

hoja de ruta

Una vez tienes los objetivos anuales y las metas mensuales, has de definir las tareas.

Una tarea es una acción concreta a realizar.

El peligro de no tener hoja de ruta o tareas definidas es que puedes ir saltando de una cosa a otra y no llegar a ningún lado.

Yo te propongo que  busques un día y unas horas en concreto para definir tu hoja de ruta.

¿Qué tareas concretas has de realizar para conseguir tu meta este mes?

Puedes también tener metas semanales e incluso diarias. Y luego has de concretarlas en tareas concretas para hoy y para cada día de la semana.

¿Qué día has decidido dedicarte a crear tu hoja de ruta?

5º Error: Insistir en estrategias que no funcionan

Este es un error muy común.

Es curioso como funcionamos.  Un año te planificas cómo conseguir un objetivo, pero las estrategias que utilizas para conseguirlo, no te funcionan.

Al siguiente año, te vuelves a planificar el mismo objetivo y vuelves a hacer lo mismo que NO te funcionó el año pasado, sin embargo, este año, insistes un poco más.

¿Para qué?

Si te apuntas a un gimnasio y no vas, ¡bórrate!

Apúntate a otra cosa, pero no al gym. Tipo: bailar, grupos de excursionistas, artes marciales, jugar al tenis, etc.

Cualquier cosa que te motive.

Pero si llevas varios años apuntándote al gimnasio y acabas no yendo, ¿para qué volverte a apuntar?

¡No insistas que no funciona!

Si tu estrategia para perder peso era ir al gimnasio y no te ha funcionado, ¡tienes que cambiar de estrategia!

Revisa aquellas estrategias que te funcionan para continuar haciéndolas y aquellas que NO te funcionan para dejar de hacerlas. Luego, busca alternativas para dejar de insistir en aquello que no te funciona.

6º Error: Ser poco realista con los plazos

darse plazos adecuadosNormalmente sueles querer que las cosas pasen ya.

Realizar una acción y dar en la diana a la primera.

Pero tienes que tener en cuenta obstáculos, imprevistos, bloqueos, etc. que pueden aparecer en el camino.

Además, yo diría que las personas solemos ser muy optimistas a la hora de calcular el tiempo que puede durar una tarea.

Para ser más realista con los plazos , te propongo varias opciones:

  1. Te planificas para realizar una tarea determinada durante 2 horas. Pasadas esas dos horas, hayas acabado o no, has de pasar a la siguiente tarea que has planificado. Eso sí, si no has acabado tendrás que incluir más tiempo en la planificación del día o la semana siguiente.
  2. Calcula el tiempo que crees que vas a tardar y duplícalo, así por lo menos te das un margen para no agobiarte por el tiempo.
  3. Planifícate solamente 4 días de la semana y dejarte el último para terminar aquello que no te haya dado tiempo el resto de días.

Acuérdate también de ser más tolerante y paciente contigo misma y reajusta el tiempo que verdaderamente necesites.

7º Error: Planificar mucho y no pasar a la acción

  • ¿Sientes que todavía no has planificado lo suficiente para pasar a la acción?
  • ¿Crees que todavía tendrías que aprender más esto o lo otro?
  • ¿Llevas una semana planificando y te parece que todavía no puedes empezar con nada?

Entonces, es que te has quedado atrapada al planificar.

Yo he cometido este error un montón de veces sin ser consciente de él.

Cuando empiezas algo nuevo, te parece que primero lo tienes que saber todo y tenerlo todo planificado antes de lanzarte, pero en el fondo puede ser una excusa que te das a ti misma, para no afrontar tus miedos.

Por eso, la recomendación es que se puede pasar a la acción con un mínimo de planificación.

No necesitas saberlo todo ni tenerlo todo controlado. Sólo has de empezar a actuar.

Y si te da miedo, no pasa nada, es normal. Acepta tu miedo, llévalo contigo debajo del brazo pero aún así, sigue adelante.

Ya irás reajustando la planificación más adelante si lo necesitas.

De hecho, a medida que vayas teniendo más experiencia, podrás ver tareas o frentes que ahora no ves porque todavía no te has movido.

Mi objetivo para este año

Tengo que confesar que no sólo me lo marco “este” año, es uno de mis objetivos preferidos, porque para mí, es el que más me cuesta: Evitar la dispersión

¿Cuál es tu objetivo para el próximo año?

¿Te animas a contármelo en los comentarios?

Resumiendo, cuando te planteas alcanzar un reto, has de intentar evitar errores al planificar tu objetivo, porque éstos pueden retrasar que consigas lo que te propones.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

- 1 = 1