Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

¿Cambiar tu vida o seguir como siempre?

¿Cambiar tu vida o seguir como siempre?

¿Cuántas veces te has planteado cambiar tu vida? ¿Aunque sea una pequeña parte?

¿Cuántas veces lo has conseguido?

Hacer cambios en tu vida o en una parte de ella, puede no ser tan fácil como una se piensa.  Y aunque tengas muchas ganas o mucha ilusión, te van a hacer falta muchas otras cosas para poder perseverar en tu deseo de cambiar algo de tu vida.

Claro que siempre puedes seguir “como siempre”, pero entonces, la vida se vuelve un poco aburrida ¿no crees?

Con este post me propongo describirte un poco algunas de las fases que por las que vas a pasar cuando te propones cambiar tu vida, ya sea un cambio pequeño o algo de mayor magnitud.

Los deseos,  son deseos

Y tienen su importancia, claro, pues son los motores del cambio.

Todos los cambios empiezan con un deseo.

Desearía cambiar…esto.

Pero cualquier deseo que no acompañes con una acción, se quedará sólo en eso, en deseo.

Desearía irme a vivir un tiempo al extranjero“.

El deseo te informa de que hay una inquietud en tu interior.

Pero sólo podrá transformarse en un cambio en tu vida, si el deseo se convierte en voluntad.

Es decir, “quiero irme a vivir a Londres, 6 meses“. (hay que ir concretando)

Si te fijas, el querer tiene más fuerza que el desear, pero

El querer y el hacer son dos cosas distintas

Puedes querer muchas cosas, puedes tener más fuerza para conseguirlas que cuando sólo las deseabas, sin embargo, sólo con querer no vas a cambiar tu vida.

La voluntad ha de ir seguida de la acción, si quieres que algo suceda.

¿Qué tendrías que hacer para conseguirlo?

Y aquí es cuando la mente empieza a darte ideas:

  • Podría buscar información sobre el país
  • Podría empezar a buscar qué tipos de trabajo podría hacer allí
  • Podría realizar algún curso de inglés para mejorar mi nivel
  • Podría hablar con aquella amiga que hizo de au-pair allí
  • Podría ahorrar 1/3 de mi sueldo actual para poderme pagar mis gastos
  • Podría…

Ya estás más cerca.  Ahora incluso sabes lo que podrías hacer.

Pero mira, si te quedas en este punto, no vas a poder cambiar tu vida.

Es importante saber lo que uno necesita para cambiar, pero, si lo sabes y no lo llevas a cabo, ¿de qué te sirve saberlo?

ACTUAR es la clave.

Es el primer paso del camino.

Pero sólo el primero.

Confronta tus propios miedos

fears

Por fin has dado el primer paso para cambiar tu vida.

Puede que des incluso dos, pero antes de que des el tercero, te van a asaltar todos los miedos habidos y por haber.

En general, los seres humanos prefieren:

  • la comodidad al cambio.
  • Lo conocido a lo desconocido.
  • La “seguridad” a la incertidumbre.

Y por eso, cualquier miedo por pequeño que sea, en esta etapa del proceso del cambio, te asaltará para evitar que te alejes de la comodidad, de lo conocido y de la “falsa” seguridad.

Y digo falsa porque nada es seguro.

Pero la mente tratará de convencerte que, ahí donde estás, ya estás bien.

¿Qué necesidad tienes de cambiar nada?” (te preguntará)

“En España, tampoco se está tan mal” (te dirá).

“Además, se requiere demasiado esfuerzo. No vale la pena”(tratará de convencerte)

¿No dice ese dicho popular que “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer“? (otro argumento para convencerte de que abandones tu objetivo)

Y digo yo, que ese dicho se lo tuvo que inventar alguien que no pudo superar sus miedos.

Como ya te he dicho en alguno que otra ocasión, al miedo sólo se le vence afrontándolo.

Es la única manera.

Así que, sabiendo que al inicio de tu camino, tus miedos surgirán para hacerte retroceder, estaría bien que estuvieras preparada para afrontarlos.

El boicoteo como forma de resistencia

No sólo vas a tener que lidiar con tus miedos, sino que también con tus propias resistencias al cambio.

A veces, incluso queriendo cambiar tu vida, puedes llegar a boicotearte de tal manera, que creas que es la vida la que no te permite conseguir tus sueños.

Boicotearte implica que, cuando intentas algo una vez y fracasas, abandonas.

Es mirar todas aquellas dificultades que por supuesto van a surgir en el camino pero que, en vez de verlas como retos, las miras como cosas insuperables.

Y te rindes.

Y si lo haces, puedo decirte que tus resistencias te han ganado la batalla.

¿Cómo superar las propias resistencias?

Para y carga pilas

Cambiar mi vida

Cambiar tu vida, aunque sólo sea una pequeña parte de ella, es toda una movida.

Y hay tantas cosas que podrías hacer que puedes llegar a agobiarte por momentos.

Si llega un momento en el que estás a punto de tirar la toalla.  ¡Para!

Necesitas descansar para recuperar fuerzas.

Sí que es cierto que hay que plantearse unos plazos para cumplir tus metas, pero eso no significa que no puedas alargar tus plazos, si la situación lo requiere.

Es importante ser flexible con una misma. Para irte adaptando a lo que va surgiendo sobre la marcha.

Así que date un respiro, olvídate esta semana de todas las cosas que todavía faltan por hacer y cuida de ti.

Recupera la marcha pasito a pasito

Esto es muy importante.

Cuando te incorpores otra vez, ves despacio.

Llevas una semana cuidando de ti, no es cuestión de que ahora te olvides por completo de ti para continuar con el proceso de cambiar tu vida.

Nop.

Desde donde lo dejaste, ¿cuál es el siguiente pasito que puedes dar?

Focalízate sólo en ese.  No mires más allá.

Mantenlo simple.

Cambiar tu vida requiere tiempo y paciencia

metas y objetivos

Normalmente, los procesos de cambio son lentos.

Y no puedes desesperarte porque lo que tú quieres, todavía no se ha materializado.

Tampoco es cuestión de creer que los cambios suceden de hoy para mañana.

Piensa que el cambio se instaurará en tu vida a paso de tortuga.

Si tienes esto claro, no tendrás por qué preocuparte, pues el tiempo forma parte del proceso de cambio.

En función de lo que quieras cambiar de tu vida, vas a necesitar más o menos tiempo, por eso tendrás que aceptar que aunque tú empujes por tu lado, necesitas esperar a que la vida lo haga por el otro.

Y la vida es algo impredecible.

Así que saca tus sacos de paciencia.

¿De acuerdo?

Confía en la vida

Por último, me gustaría decirte que incluso podría pasar que, el camino que tú hayas decidido tomar para cambiar eso que quieres, no es el que la vida considera adecuado para ti.

Así que te pone otro delante.

Mi consejo es: ¡aprovéchalo!

Porque muchas veces nos emperramos en que las cosas sean de una determinada manera y, no somos capaces de ver más allá de nuestras narices.

Ábrete a lo que la vida te ofrece.

Prueba nuevos caminos.

Y si al cabo de un tiempo ves que no te llevan por donde tú quieres, entonces, abandónalos.

Pero no te impidas la posibilidad de vivir nuevas experiencias, sólo porque tú no las habías contemplado.

Dicen los sabios que la vida sabe mejor que nosotros lo que necesitamos.

Así que confía en ella.

 

Espero y deseo que mis palabras te ayuden a comprender mejor los procesos de cambios.  Ahora que ya sabes lo que te espera, confío en que nada te detenga para cambiar tu vida.

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

76 - 66 =