Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

¿Qué precio estás dispuesta a pagar para conseguir lo que quieres?

¿Qué precio estás dispuesta a pagar para conseguir lo que quieres?

Para conseguir lo que quieres no basta con desearlo.

Tienes que pagar un precio.

Si quieres, puedes también escuchar este artículo, clicando en “Reproducir”

Y este precio puede estar relacionado con muchos aspectos de ti y de tu vida.

En este post me gustaría ayudarte a comprender que sólo con querer algo, no es suficiente para materializarlo.

Primero deseas → luego quieres → luego visualizas → y, finalmente, empiezas a ACTUAR en la dirección de aquello que quieres.

Es en este actuar, en el que las cosas tienen su precio.

En este artículo te propongo algunas sugerencias para que, pagar el precio te sea más fácil.

El precio económico

Es verdad que actualmente, se ha de invertir relativamente “poco”, comparado con lo que se tenía que invertir hace 10 años, para hacer algunas cosas.

Pero eso no significa que no hayas de gastar dinero.

No he calculado lo que llevo invertido en mi formación como psicóloga, pero con toda la formación que tengo, te aseguro que mucho.

Y cada nuevo reto, implica una nueva inversión de dinero.

En mi caso, mi reto de montar la web, gestionarla, solucionar problemas técnicos, etc. ha supuesto y sigue suponiendo, un gasto.  Aunque también podría considerarlo como una inversión, depende como se mire.

Si quieres conseguir algo, tienes que contar con un presupuesto económico para ello.

¿Qué precio económico estás dispuesta a pagar tú  para conseguir lo que quieres?

Sugerencias

  1. Calcula: ¿sabes exactamente cuánto dinero necesitas? Si no lo sabes, cuéntalo. Busca información y haz tus cálculos.  Trata de conseguir un presupuesto mensual de lo que tendrás que invertir.
  2. Divide: Si lo que quieres representa una gran inversión de dinero y no lo tienes, siempre puedes ir escalonando tu objetivo, y convertirlo en pequeñas inversiones asumibles.

Lo importante es que la excusa del “no tengo dinero”, no te paralice para conseguir tu sueño.

El precio del tiempo

Se dice que se necesitan 10.000 horas para convertirse en experto en algún tema concreto.

precios de las cosas que quiero

Como mínimo te lleva unos 5 años.

Claro que no hace falta hacer todas esas horas para empezar a conseguir cosas, pero hay que contar con una inversión de tiempo, a la hora de plantearse un objetivo.

El día sólo tiene 24h, eso ya lo sabes.

Por lo que, si quieres mejorar en algo, tendrás que dedicarle más tiempo a esa cosa, y quitarle tiempo a otra.

Durante mi vida, he tenido que renunciar a cosas, para conseguir otras. Por ejemplo, cuando me he formado como psicóloga o para mantener mi blog:

 

  • He reducido mi vida social en épocas determinadas
  • No veo la tele (sólo alguna peli de vez en cuando)
  • Escucho podcasts cuando voy en coche o camino
  • Leo libros cuando voy en metro o tren

Así que voy sacando un poco de tiempo de aquí y de allá, para poderlo invertir en mi proyecto.

Si te estás planteando cambiar algún aspecto de tu vida, vas a tener que hacer una revisión de tus actividades diarias, para poder valorar las horas que puedes dedicarle a lo que tú quieres.

Sugerencias

  1. Prioriza: haz una valoración de las cosas a las que le dedicas tu tiempo del 0 al 10, donde cero significa que es poco importante y 10 muy importante.
  2. Organízate: cuenta cómo vas a organizar tu día, para sacar horas. De la valoración anterior, coge aquellas horas de las cosas que son menos importantes o prescindibles, y utilízalas para dedicarlas a tu nuevo proyecto.

¿Qué precio estás dispuesta a pagar en tiempo para emprender el camino hacia tu sueño?

El precio emocional

Las emociones forman parte de ti.  Cuando te planteas lo que quieres conseguir, el estilo de vida que te gustaría tener, las cosas que te gustaría hacer, etc. siempre hay una emoción que lo acompaña.

precio emocional

Por un lado, está la ilusión, las ganas, el deseo, la motivación…

Y por otro, está la pereza, la frustración, la decepción, el miedo…

Durante tu proyecto, tus emociones van a ir variando.

Por mi experiencia puedo decirte que empecé muy ilusionada y muy, vamos a decir “inocente” en el sentido de que, no tenía ni idea, lo que suponía emprender un proyecto online.

Después de muchas horas trabajadas, y resultados ahora diría que “normales”, hay días que me he sentido frustrada y con ganas de tirar la toalla.  Menos mal que me dura poco y luego remonto.

Cuando empiezas un proyecto, puede suceder que, lo que tú esperas y lo que consigues, no vayan a la par.

Entonces, empiezas a dudar de todo.

Porque hay una parte de ti, ese tirano mental que a veces sale sin que le llames, que suele ofrecerte un panorama bastante negativo de la situación.

Te hace sentir triste, decepcionada, sin motivación…

Y por otro lado, está la “guerrera” que quiere luchar por lo que sueña.

Ella te da positividad, energía, fortaleza…

Cuando todo va bien, el poder lo lleva la guerrera, pero también hay momentos en los que el tirano mental sube al poder y quiere quedarse en el trono.

Entonces vas a tener que aprender a gestionar tus emociones, si no quieres que éstas tomen el control de la situación.

Sugerencias:

  1. Acepta cualquier emoción que tengas: dale vía libre a tus emociones.  Ya hemos hablado en otros artículos de la importancia de no negar aquello que sientes. El aceptarlo, te da la posibilidad de gestionarlo.
  2. Aprende a gestionar tus emociones: tienes que conseguir hacer dialogar a tus partes (por ejemplo, la parte racional y la parte emocional), para que trabajen hacia un objetivo común. Y no pierdas en tu lucha interna, la energía que necesitas para tu proyecto.

¿Estás dispuesta a pagar el precio emocional para conseguir aquello que quieres?

El precio “físico” o “corporal”

No sé muy bien cómo llamarlo, pero lo entenderás mejor, si te lo explico con mi propio ejemplo.

Mi proyecto web implica que me pase muchas horas sentada delante del ordenador.

cansancio mental

Eso a nivel corporal, me deja el cuerpo agarrotado, la vista cansada, me duele la espalda…

Y eso que “sólo” estoy sentada.

Parece que no haga nada.

Hay días en los que no sé por qué, pero mi cuerpo está agotado completamente.

Imagínate si mi sueño fuera crear mi compañía de baile o ser campeona en un deporte determinado.

Lo que quiero decir es que tienes que tener en cuenta lo que le cuesta a tu cuerpo, conseguir tu  sueño y, cuidarlo mucho para que  esté sano y fuerte.

Sugerencias

  1. Haz ejercicio: para que mi cuerpo no se oxide, trato de hacer yoga, salir a caminar y, a veces, a correr.
  2. Para: cuando llevas mucho rato con alguna tarea, tienes que hacer algo diferente para romper la monotonía y reactivar tu energía.  Haz estiramientos durante 5 minutos, baila una canción, sal a dar un pequeño paseo o échate la siesta.  Trata de escuchar qué es lo que tu cuerpo necesita y dáselo.

El precio mental

Para mí, ser emprendedora requiere que incorpore toda una serie de habilidades y conocimientos de los que carezco.

Ahora tengo que lidiar con muchas cosas:

  • Formarme en aquello que no conozco
  • Resolver problemas técnicos sencillitos
  • Escribir artículos
  • Crear contenidos para las redes sociales
  • Aprender nuevos programas
  • Hacer cambios en la web
  • Hacer vídeos
  • Etc., etc.

A parte de seguir actualizándome en aspectos relacionados con la psicoterapia.

Todas estas cosas, necesitan de una gran concentración mental, porque algunas de ellas, nunca las he hecho antes y, requieren todo un proceso de aprendizaje por mi parte.

Si tú quieres iniciar algo nuevo, puede que tengas que formarte y aprender primero, una serie de competencias y habilidades.

Sugerencias:

  1. Prioriza: tienes que saber qué has de hacer lo primero, lo segundo y lo último. Y esto a veces cuesta saberlo, pero haz tu lista.
  2. Planifica: puedes tener un objetivo anual general y luego cada mes, algo más específico. Cada semana metas más pequeñas, y cada día un listado de tareas. Eso te ayudará a no perderte en el camino.
  3. Relaja tu mente: practica la meditación, date días libres en los que no pienses en tu proyecto, distrae a tu mente con otras cosas. Esto te irá bien para mantener un buen equilibrio mental.

¿Qué precio mental estás dispuesta a pagar para conseguir lo que quieres?

El precio relacional

Igual que has de quitarle horas a otras actividades para dedicárselas a tu proyecto, también se las vas a tener que quitar a tus relaciones: amigos, pareja, familia…

relaciones importantes

Esto es importante tenerlo en cuenta porque a veces, estás tan metida en tu proyecto y tienes tantas cosas que hacer, que no te das cuenta de que hay que cuidar las relaciones.

Sobre todo las más cercanas.

Ellos te necesitan y tú los necesitas a ellos.

Recuerda que somos seres sociales.

Sugerencias:

  1. Busca un tiempo para tus relaciones: para tu pareja, para tus amistades, para tu familia, para tus hijos… Incluye en tu planificación el tiempo que le vas a dedicar a las personas importantes de tu vida.
  2. Negocia: puede que tus relaciones estén resentidas porque no les dedicas el tiempo que a ellas les gustaría. Así que trata de encontrar el equilibrio, pactando algo que a los dos os vaya bien.
  3. Márcate un horario: es tan fácil no parar…que a veces, te tienes incluso que obligar a ello. Te lo digo por experiencia, jeje.
  4. Cuida de ti y de los que quieres: sobre todo recuerda que para poder cuidar de los otros, tú tienes que estar bien.

 

Después de haberte explicado ya algunos precios que tendrás que pagar, vuelvo a hacerte la misma pregunta:

¿Qué precio estás dispuesta a pagar para conseguir lo que quieres?

Si quieres, puedes escribir tu respuesta en los comentarios.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

41 + = 51