Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Acaba de una vez con las profecías negativas

Acaba de una vez con las profecías negativas

¿Tienes siempre la sensación de que “algo” va a ir mal?

Está claro que en la vida hay situaciones de todo tipo:

  • unas más felices y otras más tristes
  • unas más fáciles y otras agotadoras
  • unas donde todo fluye y otras, donde parece que todo vaya mal.

Y esto forma parte de la vida.

La vida fluye y se producen diferentes cambios, que provocarán en ti distintas emociones y grados, de fluidez o dificultad.

Pero en este post voy a hablar de cuando siempre tienes esa sensación de que “algo” va a salir mal. Y entonces te predispones a “esperar lo negativo”.

A mí también me contaron muchas veces que “era mejor NO pensar en que las cosas iban bien, porque si luego algo fallaba, ya lo esperabas y no te sorprendías. Y si venía lo malo, ya estabas preparado”

Ese mensaje, encaja con la frase de Con las mejores intenciones (por tal de protegerte ante algo malo e inesperado), se producen los peores efectos” (te estás predisponiendo a que salga mal)

Y yo te pregunto:

atraer lo negativo

¿No será que con tu pensamiento de que las cosas van a ir mal, podrías estar atrayendo “lo malo”?

Y después de todo lo que he leído sobre cómo tus pensamientos crean tu realidad, creo que no iría muy desencaminada.

¿Cuáles son tus profecías negativas?

Una profecía negativa es un pensamiento de que algo malo o negativo va a suceder.

Para acabar de una vez con este tipo de pensamientos te propongo hacer un pequeño ejercicio.

Haz una lista de todo aquellos que piensas que va a ir mal….

Por ejemplo:

  • No voy a encontrar trabajo
  • Aunque envíe un currículum no me van a llamar
  • No hay personas en las que se pueda confiar
  • Nunca voy a superar mi problema
  • Jamás conseguiré lo que quiero
  • Algo va a pasar que no voy a llegar a tiempo
  • Mi jefe me echará bronca
  • No me llamará
  • No se acordará de mi cumpleaños
  • Etc.

Hay tantas cosas que pueden ir mal que la lista podría ser interminable.

Y luego, busca evidencias que te indiquen que tu razonamiento es correcto.

Pero ¿sabes qué?

Hay la misma probabilidad de que esas mismas cosas puedan ir bien.

¿Cómo convertimos las profecías negativas en realidades?

Imaginemos que tú esperas una llamada, sea de tu amiga, de tu pareja o de un posible trabajo y esa llamada, no llega.

Al menos HOY no llega.

Pero en vez de pensar en que HOY no ha llegado, la mente generaliza y considera que YA NO LLEGARÁ (Nunca).

La generalización es un proceso mental en el que a partir de un caso concreto, se generalizan las conclusiones a todos los casos parecidos.

profecías negativas

Por ejemplo, si tú quieres algo y lo intentas 5 veces y no lo consigues, te rindes.

Para justificar tu rendición te dices “es que no lo voy a conseguir”.

Pero dime una cosa, ¿cuántas veces se cae un niño antes de aprender a caminar? ¿Cuántas?

¿Crees que el niño piensa: “no lo conseguiré”?

No creo.

Pero, tú como adulta creas tus profecías negativas y te las crees, las generalizas para otros aspectos de tu vida, y luego te sorprendes porque las cosas van mal.

Te creas una realidad que proviene de una creencia que te dice “las cosas no pueden ir bien, siempre hay algo que puede salir mal”

Y en esa creencia te conformas y te rindes.

¿Sabes por qué esta creencia es tan común entre las personas?

Pues porque tiene parte de razón.

Como bien sabes, en la vida vas a pasar diferentes épocas. En algunas, las cosas fluirán sin más, y en otras, quizá tengas que superar más obstáculos, pero eso forma parte de la vida.

¿Sí?

Sin embargo, si generalizamos de forma negativa, crearemos en nuestra realidad aquello que dicta nuestra profecía.

Pero déjame decirte que las cosas también pueden ir bien.

Y aunque haya ciertas dificultades, nuestra manera de mirarlas, hará que las consideremos como parte del camino de aprendizaje, y no como verdaderas rocas que nos impiden el paso.

Te propongo un experimento durante 1 semana

Cada mañana, haz tu lista de las profecías negativas que crees que pasarán ese día (cada día tendrás que hacer una lista nueva).

Y deja que el día transcurra normalmente.

No pienses mucho en tu lista, simplemente, déjala debajo de la almohada.

Por la noche, antes de irte a dormir, comprueba tu lista.

Repasa línea por línea lo que has escrito y chequea, ¿ha sucedido aquello negativo que tú pensabas que sucedería?

Si es que sí, escribes al lado de lo que pensaste “Sí” y si es que no, escribes “No”.

Comprueba si hay excepciones, es decir, ¿alguna de tus profecías negativas NO se ha cumplido?

En ese caso, ¿qué ha pasado?

Y trata de buscar una explicación.

Si encuentras esa explicación que hace que tus profecías negativas no se cumplan, te invito a que comentes en la parte de los comentarios tus conclusiones.

A ver si así, conseguimos entre todos, cambiar tus profecías negativas y convertirlas a positivas.

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

32 - = 27