Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Aceptar la ambivalencia como parte de la vida, para dejar de atormentarse por los cambios

Aceptar la ambivalencia como parte de la vida, para dejar de atormentarse por los cambios

Aceptar la ambivalencia como parte de la vida, no es algo fácil.

Cuántas veces te has preguntado:

¿Cómo ha podido cambiar todo tan rápido?

Según el diccionario, el significado psicológico de la palabra ambivalencia es:

Estado de ánimo, transitorio o permanente, en el que coexisten dos emociones o sentimientos opuestos”

Y hoy, quiero hablar de la ambivalencia, como esa incertidumbre que la vida te trae, y que te puede generar muchos sentimientos opuestos y diferentes.

Es el pasar de una “buena temporada” a una “mala racha”, de un suceso alegre a otro doloroso, de una noticia que te hace sentir como una flor que florece, a otra, que te sienta como un jarro de agua fría.

En mi vida siempre he pasado por ambas situaciones.

Creo, que todo el mundo, ha vivido en los dos lados.

El problema es cuando, estando en el lado amargo, nos empezamos a preguntar:

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

O nos atormentamos, pensando en cómo ha podido cambiar todo tan rápidamente, con lo bien que estábamos.

Y, lo cierto, es que tú no has hecho nada.

Lo que sucede, es que la vida nos da una de cal, y otra de arena.

Así, cuando nos surja la pregunta en nuestra mente respecto al “¿por qué a mí?”, podremos contestarnos:

  • Que la ambivalencia forma parte de la vida
  • Que el dolor es la otra cara del placer, y que ambos existen
  • Que no has hecho nada “malo”
  • Y, que hay cosas en la vida, que no están bajo nuestro control

bueno_malo_SBM

No podemos cambiar lo que la vida nos pone delante, pero como suelo decir, sí nuestra actitud ante los cambios.

Para ello, me gustaría que recordaras algunas cosas:

1. Vas a pasar buenos y malos momentos a lo largo de tu vida, quieras o no quieras

Vas a sentir emociones positivas como el amor, la alegría, el júbilo, la ilusión, el optimismo, la bondad, la positividad, el entusiasmo, etc.

Y vas a sentir emociones negativas como el dolor, el sufrimiento, la tristeza, la rabia, el desprecio, la impotencia, la desesperación, la incomprensión….

Porque hay muchas cosas incontrolables en la vida.

Cosas impredecibles.

Cosas, que nunca podrás cambiar.

Pero,

Si eres capaz de aceptar la ambivalencia como parte de la vida, entonces y sólo entonces, tendrás la posibilidad de, a pesar de cualquier situación que estés pasando, dejar de atormentarte por los cambios.

Y, desde una aceptación profunda, comprender que:

Todo forma parte de la vida en que vivimos

Y, simplemente, tienes que vivirlo.

Como decía aquel cuento de Jorge Bucay, el rey ciclotímico

“Esto, también pasará”

 

2. Todo pasa

Imagina la vida como un río que fluye.

Ambivalencia

Si el tiempo está agitado, si llueve o truena, las aguas del río estarán más movidas, quizá sucias y arrastrarán todo lo que esté en su camino.

Si, por el contrario, hace un día soleado y apacible, el río fluirá tranquilo, sin fuerza, acariciado la orilla por donde pasa.

Pues lo mismo nos sucede a nosotros.

Ante una situación dolora,  como la pérdida de una persona querida, la rotura de una relación, una enfermedad incapacitante…o, situaciones personales delicadas.

¿Cuántas veces has tenido la sensación como si…

… un puñal se abriera paso a través de tu carne, y llegara a tu corazón?

…el mundo fuera oscuro y nada tuviera sentido?

…fueras incapaz de levantarte de la cama y afrontar el día?

…llevaras a tu espalda una pesada losa que te dificultara avanzar?

En esos momentos, parece que el dolor no tiene fin.

Por eso, sobretodo en esos momentos, es importante recordar, estas mágicas palabras:

“todo pasa”

Porque has de saber, que todo pasará, por muy doloroso que sea, en este preciso momento.

Volverás a sentirte alegre, volverás a reír, volverás a estar tranquila…

Y tienes que decírtelo, o escribírtelo y ponértelo en un lugar a la vista.

Para que no lo olvides.

Todo pasa.

Y eso significa por otro lado que, lo bueno, también pasará.

Porque las situaciones cambian, las emociones varían y la vida, viene y va.

Así que, disfruta de tu momento de éxito, de alegría, de júbilo como parte de ese danzar de la vida.

 

3. Si lo aceptas, lo vivirás con normalidad

Dentro  de toda la normalidad que sea posible, claro.

Aceptar la ambivalencia como parte de la vida, hace que ya esperes ese vaivén.

Sabes, que pasarás una buena temporada, y que luego, quizá no sea tan buena.

placer y dolor

Sabes, que hoy sentirás dolor y quizá, mañana, placer.

Y, al no pelearte con lo que tienes delante, al no atormentarte por querer cambiar lo que no puedes, sólo te queda soltarlo.

Y como dice la oración de la serenidad, de Reinhold Niebuhr.

Señor, concédeme la serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,

Fortaleza, para cambiar lo que soy capaz de cambiar y,

Sabiduría, para apreciar la diferencia.”

 

Por último, quiero decirte que es más fácil decirlo, que hacerlo.

Pero has de intentarlo, has de ponerlo en práctica.

Y, si no lo consigues sola, aquí estoy yo para ayudarte.

 

 

 

 

 

 

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

78 - 73 =