Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Todo no terminó

Todo no terminó

¿Te ha pasado alguna vez que al dejar una relación, no consigues parar de pensar en él o ella?

A mí sí.

Y eso es porque precisamente, todo no terminó.

Tomar la decisión de dejar una relación no implica que ya se haya acabado todo.

En esta categoría de “libros que cambiaron mi vida”, hago una revisión más profunda de lo que aprendí leyendo determinados libros, que llegaron a mi vida en un momento importante.

En el post de hoy te hablo del libro de Silvia Salinas y Jorge Bucay titulado, Todo (No) terminó.

Poner fin a una relación de pareja no es algo fácil, tanto si eres tú quien tomas la decisión de dejar al otro,  como si eres dejado.

Y esto sucede tanto a nivel de pareja como con cualquier tipo de relación.

Pero hoy me centraré en las relaciones de pareja, que es de lo que habla el libro.

Cuando la relación de pareja va mal

Me regalaron este libro cuando yo estaba bien con mi pareja, por lo que en aquel momento, decidí esperar para leerlo.

Pasaron un par de años, y llegó el momento en el que mi relación se había roto, y yo, estaba destrozada.

Entonces recordé que tenía este libro sin leer en mi estantería.

Puedo decirte que aquel fue el momento adecuado para leerlo, pues el libro trata de lo que sucede después de una ruptura.

La importancia de permitirse estar en la confusión

Después de unos 3 años con mi pareja, mi relación empezó a ir regular.

La duda se instaló en mí y empecé a plantearme si quería o no estar en esa relación.

Así que empecé a buscar maneras de solucionar nuestros problemas.

Primero hablando, luego cambiando algunos modos de comportarme, tratando de que no afectaran ciertas cosas y, al final, le propuse de hacer terapia de pareja, pero en nuestro caso no funcionó.

Así que empecé un proceso de terapia individual, que me ayudaría a tener la fuerza necesaria para tomar la decisión adecuada.

rupturas relación pareja

Tengo que decirte que mis dudas y mi confusión, incluso con un proceso de terapia, duraron un año aproximadamente.

Porque había una parte de mí, que quería a cualquier precio, seguir con la relación.

Finalmente, y en este caso, fui yo la que decidí terminar y como bien dice el libro, lanzarme al mar.

Uno de los motivos que me llevaron a tomar la decisión fue la diferencia en nuestros valores.

Pues, aunque hablábamos, no nos entendíamos y, lo que para mí era importante, para él no lo era y viceversa.

Tomar la decisión de dejar a mi pareja aun queriéndolo, fue una de las decisiones más difíciles que he tomado en mi vida.

Pero respetar mis valores y ser honesta con el tipo de relación que yo quería, volcó la balanza hacia un lado.

Todo no terminó

Gracias al libro Todo no terminó, sabía que se tardaba un tiempo en recuperarse de una relación, pero no tenía ni idea de que a mí, con esa relación, me costaría otro año más, poder levantar cabeza.

Por supuesto que cada persona y cada relación son diferentes, por lo que el tiempo que necesite cada uno, también será distinto.

Pero, una vez acabada la relación, el vínculo no finaliza.

A nivel externo, puedes decidir no ver ni hablar con esa persona.

Pero a nivel interno, vas a necesitar un tiempo para volver a reorganizar tu vida, SIN esa persona.

Y darle un lugar diferente dentro de ti.

Hay que pasar el duelo

Pasar el duelo, como te he dicho tantas veces, significa pasar por el dolor.

Y también, no huir de la soledad.

Romper una relación implica crear una nueva estructura y pasar de ser dos, a ser uno.

Hay personas a que les cuesta mucho mantenerse solas.

Pues la soledad despierta sus propios fantasmas, sus miedos y sus equivocaciones en la vida.

Para no tener que enfrentarse a todo esto, enseguida buscarán a otra persona, para iniciar una nueva relación.

El problema es que, todos los aprendizajes que no incorpores en tu forma de ser y actuar, volverán a resurgir en forma de problemas, con una nueva pareja.

Por eso, si puedes, después de una ruptura, date un tiempo en soledad, para incorporar todo lo que has aprendido en esa relación, y que te ha hecho crecer como persona.

Un mar de emociones

Es normal, que al poco tiempo de romper una relación, te sientas dolida, rabiosa, resentida, triste, decepcionada….

Como un mar revuelto, cargado de emociones.

Y está bien que dejes que el mar ruja y saque toda la rabia y el dolor que tiene dentro.

Yo solía sentirme muy triste, y me iba muy bien recordar este cuento de Jorge Bucay.

Te lo dejo en este vídeo:

Y, aunque el tiempo lo cura todo, si te ayudas a ti misma, puedes agilizar un poco el proceso.

Pasado un tiempo, en el que ya te hayas permitido nadar en tu mar de emociones, has de empezar a calmar esas aguas, porque si las sigues alimentando con pensamientos culpabilizadores, de rabia o de victimismo, corres el peligro de quedarte atrapada en el sufrimiento.

¿Sabes a quién hace más daño el odio y el rencor?

Pues a aquél que los siente.

Y si ese es tu caso, tengo que decirte que has de cambiar el chip.

Gestionar ese mar de emociones te llevará a conseguir la tranquilidad interior.

Aceptar no es resignarse

Cuando una relación acaba, la mente suele buscar los motivos.

Pero hay que tener cuidado, porque a veces, ésta se pone a interpretar y te cuentas historias, que no tienen nada que ver con los hechos.

En el libro de Todo no terminó nos habla también de la importancia de separar los hechos de las historias que te cuenta tu mente, para no crearte un sufrimiento adicional.

Y nos dice que tienes que superar tu deseo de tener razón.

Cuando te resignas a lo que ha sucedido, sigues acumulando odio y tratando de conseguir justicia.

Te pasas el día hablando con personas para mostrarles toda la razón que tienes.

Pero y ¿de qué te sirve tener razón?

¿Va eso a cambiar algo?

¿Qué importa si tienes razón o no o, si lo que ha sucedido es justo o injusto, si ya no hay vuelta atrás?

diferencia entre aceptar y resignarse

Has de ir un paso más allá y llegar a la aceptación de lo que ha pasado.

Aceptar implica rendirse a lo que es, sin pretender tener razón o querer cambiarlo.

Tienes derecho a sentir aquello que sientes, pero tienes la responsabilidad de gestionarlo.

Cuando aceptas lo que ha sucedido y dejas de estar luchando por tener la razón, aparece en tu vida la posibilidad de trabajar aquellas partes tuyas, que estaban ocultas tras el enfado.

Pues tener razón no te va a servir para sanar tus heridas, para recuperar a tu pareja o para tomar las decisiones que necesites.

Así, desde la aceptación de que las cosas son como son, la pregunta a hacerse es:

¿Qué hacemos ahora?

Si te fijas, si consigues llegar a esta pregunta, significa que has dejado de mirar hacia atrás, te has dado la vuelta y has empezado a mirar para adelante.

Los cambios nos asustan porque son desconocidos, pero también nos permiten abrir un montón de nuevas posibilidades, nunca antes imaginadas.

Yo tenía mi pareja, mi rutina, mis proyectos conjuntos y todo eso terminó.

Así que poco a poco y dándome mi tiempo, empecé a hacer otras cosas que si hubiera seguido con él, no habría hecho.

Me apunté a un curso de guitarra, a otro de canto, aprendí a bailar salsa…y aprendí también a tratarme con mucho cariño y a respetar mis tiempos.

Reencontrando el amor

Un aspecto importante es que vas a tener un tiempo para reencontrarte contigo misma.

Será el momento de hacer una valoración general y reflexionar sobre ti, sobre las cosas que no quieres repetir, sobre lo que sí es importante para ti, lo que has de mejorar, dónde has avanzado, etc.

Y para tratarte con el máximo cariño y respeto que puedas, pues son momentos en los que estarás más sensible de lo normal.

Una vez incorporado todo lo aprendido, y con un diálogo interior de amor y respeto hacia ti misma, será cuando podrás tener otro tipo de relación, en el que ya no se repitan tus mismos patrones.

 

El libro Todo no terminó, fue un libro de mucha ayuda en un momento muy delicado de mi vida. Si estás planteándote una separación o te has separado, te lo recomiendo.

Aquí te dejo el link a Amazon por si quieres comprarlo (soy afiliada):

Espero y deseo que te ayude tanto como me ayudó a mí.

Si quieres comentar qué otros libros has leído que te hayan ayudado, puedes hacerlo en los comentarios.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

86 + = 93