Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

¿Qué tiene mejores resultados hacer dieta o cambiar hábitos?

¿Qué tiene mejores resultados hacer dieta o cambiar hábitos?

Hacer dieta se ha convertido en una obsesión.

Y los motivos que te llevan a ello pueden ser muy distintos, aunque principalmente, hacemos dieta para adelgazar.

Influenciadas por tanto bombardeo mediático en donde se ensalza la belleza, los vientres planos, las piernas esbeltas y ni un ápice de grasa…

Cuando miramos esas imágenes, que están por todas partes, y luego las comparamos con nuestros cuerpos normales, con algún que otro michelín en nuestra barriga, con celulitis…

Pensamos que somos nosotras las que tenemos que cambiar y que debemos empezar, inmediatamente, a hacer dieta.

El objetivo: ¡conseguir un cuerpo perfecto!

Y yo me pregunto…

¿Quién dice que se ha de tener un cuerpo perfecto?

¿Quién está detrás de esa mentira?

Se nos olvida, y a mí la primera, que estamos bombardeados por imágenes que tratan de vendernos un sentimiento: el de ser bonitas, deseadas, agradables…

Pero, ¿crees que es necesario tener esas medidas o esos cuerpos para ser bonita, deseada o agradable?

Imagino, que todas coincidiremos en un “no” rotundo.

Y, aunque nuestra mente sabe que no, algo en nuestro interior dice:

si, pero…si no tengo ese cuerpo, quizá no lo consiga

hacer dieta o cambiar hábitos

 Empieza el autoengaño y la lucha

Así que, nos autoengañamos a nosotras mismas y decidimos que:

mañana, empezamos la dieta

Y esto sucede porque hay una lucha interna:

Una parte de nosotras dice (más o menos):

tienes que hacer dieta, para tener un cuerpo bonito, sexy y así, te sentirás bien, porque gustarás, serás deseada y todos querrán estar contigo…”

Y la otra (con razón), se queja y dice algo así como:

“¿y por qué tengo que hacer dieta? ¡Pues yo ya estoy bien tal como estoy!, A mí, me gusto y si no le gusto a los demás, pues lo siento.  No tengo que privarme de algo que me gusta para ser “sexy”. Pues no seré atractiva, ¡me da igual!”

Claro que este “diálogo interno”, no siempre es tan explícito como lo que yo escribo aquí.

A veces, todo sucede sin que nos demos cuenta y, la consecuencia es que, ese “mañana”, nunca llega.

 Haciendo las paces

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir un acuerdo interno.

acuerdo interno

De nada sirve que una parte quiera hacer algo si la otra no quiere, porque encontrará la forma de boicotearlo.

Así que, busquemos ese pacto interior, algo en que ambas partes sientan que ganan algo a cambio, un acuerdo en el que ambas partes luchen por un mismo objetivo.

Para ello, te propongo un sencillo ejercicio:

Coge 2 bolígrafos de 2 colores, y decide qué color representará a cada parte.  Y luego trata de escribir los pensamientos de ambas, respetando un color para cada parte.

Puedes dividirlos así:

Bolígrafo azul: la que quiere hacer dieta

Bolígrafo rojo: la que no quiere

Tienes que hacer que “hablen” (en este caso, a través de la escritura) entre ellas, que se comuniquen y que entiendan los motivos de cada postura y, si llegas a la comprensión de cada parte, será más fácil conseguir un acuerdo.

Algunas sugerencias

Cambiar hábitos implica muchas cosas, así que te voy a dejar algunas sugerencias que puedes aplicar para conseguir los mejores resultados respecto a tu objetivo:

1. Cambiar el “hacer dieta” por “cambiar hábitos”.

El simple hecho de pensar que tengo que limitar mi alimentación o comer determinadas cosas, genera muchísima tensión.  Pero si te planteas cambiar tus hábitos alimentarios, la cosa cambia y la tensión desaparece.

Este es el principal acuerdo que has de conseguir: cambiar hábitos.  Y, si tus dos partes comparten ese objetivo común, te aseguro que va a ser mucho más fácil conseguirlo.

Además,

2. Cuanto más te prohíbes algo, más irresistible se vuelve

Esto es importantísimo que lo recuerdes.  Si te prohíbes comer chocolate porque “no entra” en la dieta, no podrás resistir la tentación, y acabarás arruinando tu proyecto.

3. Concédete pequeños placeres

Y esto incluye tanto alimentarios como de otro tipo.  Pégate un baño con sales, date un masaje, tómate algo en un lugar bonito, da un paseo, cómete algo que te guste mucho pero hazlo en poca cantidad, por ejemplo, un trocito de chocolate o un bombón…

4. Cambia la tele por un paseo

Es algo que no requiere mucho esfuerzo, y que tu cuerpo y tu mente agradecerán.  20 minutos son suficientes para poner a tu cuerpo en funcionamiento.

5. Introduce algo de ejercicio en tu vida, pero algo que te guste

Lo importante de introducir el ejercicio en tu vida es mantenerlo y, la única forma posible de mantener algo, es cuando lo disfrutas.

Si no te gusta correr, correrás el primer día y puede que la primera semana, pero siempre encontrarás una buena excusa para no salir.

Sin embargo, si te gusta caminar, puedes dar largos paseos de 1h y planificarte diferentes rutas.

Elije algo que te guste, que disfrutes.  Eso es lo importante.

Puede ser caminar, nadar, bailar, yoga, artes marciales, correr, patinar, esgrima, aqua-gym…cualquier cosa en la que tu cuerpo tenga que levantarse del sofá y activarse.

 

Resumiendo,

Cuando cambias hábitos, te estás poniendo a ti y tu salud en primer lugar, comes bien para estar sana, haces ejercicio para flexibilizar tu cuerpo y este planteamiento, es diferente al de hacer dieta, y es mucho más fácil de llevar a cabo.

Y, lo más importante, más fácil de mantener en el tiempo.

Si lo haces, conseguirás harmonía entre tus partes.

Y, paso a paso, y sin esfuerzo, gozarás de un cuerpo más sano.

Y este, es uno de los actos de amor que puedes hacer por ti misma.

Cuidar de ti.

No para conseguir tener un cuerpo perfecto, sino para sentirte bien contigo misma.

Y disfrutar mejor de tu día a día.

Tu cuerpo te lo agradecerá, dándote salud y evitando enfermedades.

¿Todavía tienes alguna duda entre hacer dieta o cambiar hábitos?

Si ya estás en el proceso de cambiar hábitos, cuéntanos cómo lo estás consiguiendo, qué cosas te ayudan y qué dificultades encuentras, pues tu experiencia, puede ayudarnos a todas.

Juntas, es más fácil.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

43 + = 49