Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Vivir en el extranjero: mi aventura sueca

Vivir en el extranjero: mi aventura sueca

Nunca pensé que me iría a vivir en el extranjero.  Claro que me encanta viajar, pero siempre que he viajado he tenido esa añoranza de volver “a casa”

¿A ti también te pasa cuando viajas?

Un día, el amor y el destino se cruzaron en mi camino e hicieron que, en estos momentos, tenga mi vida divida entre Barcelona y Estocolmo.

Con la intención de venir a Suecia y crearme una nueva vida.

Yo soy una persona de costumbres, me gustan mis rutinas y saber lo que tengo que hacer. Sin embargo, como buena géminis que soy, tengo mi “otro yo” que es totalmente aventurero, y que siempre tiene unas ganas tremendas de aprender y hacer cosas diferentes.

Los miedos

Lo primero que me surgió fueron muchíiiisimos miedos.

Un país diferente, un idioma diferente, una cultura diferente y tantas cosas nuevas…

  • ¿Seré capaz de adaptarme?
  • ¿Echaré tanto de menos a mi familia que no lo podré soportar? (tengo que decir que yo soy muy familiar)
  • ¿Cuánto tiempo me costará aprender el idioma?
  • ¿Encontraré trabajo? ¿Y si no encuentro?

Realmente se hace una montaña, porque es un gran cambio dejar tu país y empezar de cero en otro lugar.

Ventajas de vivir en el extranjero

Cada país tendrá las suyas, en mi caso, hay tres cosas que yo aprecio muchísimo:

La Naturaleza: Estocolmo es una ciudad preciosa.   Está rodeada de naturaleza, lagos, bosques, animalitos…un encanto.

Yo vivo a una media hora en tren de la ciudad, y cerca de mi casa hay un bosque con un lago muy bonito al que me encanta ir a pasear, siempre que el tiempo lo permite.

Los animalitos: desde mi ventana veo a un montón de pajaritos, a los gatos ir a sus anchas por la calle, a las ardillas saltar de árbol en árbol e incluso también he visto más de una vez, algún reno fuera.

 

vivir en un país europeo

Para una amante de los animales como yo, esto es un lujazo.

La nieve: En invierno no necesitas irte a las montañas para ver la nieve porque la puedes ver por la ventana bastante a menudo. El paisaje, todo blanco, vuelve a ser de cuentos.

vivir en Estocolmo

Y el hecho de vivir en un país diferente, con una cultura y costumbres distintas a las tuyas es muy excitante, ¡cuántas cosas nuevas por aprender!

Desventajas de vivir en el extranjero

Por supuesto, no todo es color de rosa, claro que no. Vivir en el extranjero no es fácil.

Los papeles: Arreglar los papeles para estar en regla, podría decir que es una de las cosas que más me está costando. Y eso que vengo de un país europeo, pero aquí el tema burocrático es impresionante.

Me he tirado 1 año y medio presentando papeles, para poder recibir una respuesta de la Institución que convalida mis estudios. Increíble.

El idioma: te puedo asegurar que aunque sepas hablar inglés, el sueco no lo entiendes. Es un idioma totalmente distinto, y lo más difícil para mí, es que la estructura de la frase es totalmente diferente a la española, por lo que montar una frase correcta, es casi misión imposible.

El transporte: aparte de que en Estocolmo el transporte es carísimo, todavía tengo dificultades para no perderme. Si además, le añado mi pésimo sentido de la orientación, podrás entender que tengo que salir con bastante tiempo de antelación, si quiero llegar puntual.

Cómo facilitar el proceso de adaptación a un nuevo país

He tenido la suerte de poder ir y venir a Barcelona bastante a menudo, pues hay vuelos directos y baratos.

Pero hay cosas que me han ayudado mucho y te las voy a contar, por si te encuentras en una situación parecida:

1. Empieza a estudiar el idioma del país al que vas, ANTES de irte:

Hay una página de internet que tiene cursos muy fáciles de seguir (muy visuales) y a bajo precio. Te dejo aquí el enlace: Babbel.

Estudié 3 cursos de sueco para principiantes ANTES de venir a Estocolmo, y puedo asegurarte que el primer día, era capaz de decir algunas palabras y entender otras.

2. Una vez en el país, busca un curso del idioma, para hispano-hablantes:

Esto también fue algo importante para mí porque, sobre todo al principio, va súper bien que alguien te explique, en tu propio idioma, algunas reglas gramaticales o, cómo poner la boca para pronunciar una vocal, que no existe en tu alfabeto.

Pequeñas cosas que si las entiendes, marcan una gran diferencia.

Esto los tres primeros meses, más o menos, luego has de pasarte a un curso en el idioma del país para seguir aprendiendo.

3. Trata de hacer amistades, las necesitas:

Allí donde vayas, trata de entablar conversaciones. La escuela es un buen lugar, así que ten una actitud de apertura a conocer gente.

En mi caso, en la escuela para hispano-hablantes conocí a un grupito de españoles que fueron un punto de apoyo importante para mí.  También el hecho de poder seguir hablando en mi idioma, me daba cierta tranquilidad.

4. Haz networking

Esta parte la he separado de la de hacer amistades porque, desde mi punto de vista, el networking está más enfocado al trabajo.

Realmente, sin hablar el idioma es muy difícil encontrar un trabajo. Pero también hay muchas personas en el país extranjero que hablan tu mismo idioma, y puede que lleven más tiempo que tú, por lo que podrán orientarte o incluso, puedan surgir posibles colaboraciones laborales.

No hace mucho que conozco la página de meet up. Es una web donde cualquier persona puede crear un grupo sobre un determinado interés, y a la gente que le interesa lo mismo, puede unirse al grupo.

Hay meet ups en cada ciudad, así que busca tu ciudad y tus intereses y ve a los encuentros que se organizan.  Eso sí, ves con el chip puesto de conocer gente y ampliar tu círculo.

5. Habla por Skype de vez en cuando con tus amigos y familia

Vas a necesitar a nivel emocional para ayudarte en tu proceso de adaptación, contactar con los tuyos, porque hasta que te crees tu propios contactos y amistades en el nuevo país, va a pasar un tiempo.

Ahora las nuevas tecnologías hacen posible ver a la persona mientras hablas con ella, así que ¡aprovéchalas!

6. Acepta que van a venir muchos sentimientos contrarios.

Forma parte del proceso. A veces estarás pletóric@ por tu aventura, los aprendizajes, la gente nueva…otras, las dificultades podrán contigo y te preguntarás una y mil veces, porqué decidiste dejar tu país. Te replantearás el dejarlo todo y volver.

Pero no pasa nada. Lo importante es que dejes que todo este mejunje de emociones se calme y pasados unos días, vuelvas a corroborar tu decisión.

 

Vivir en el extranjero no es fácil, vas a tener ventajas y desventajas, momentos de mucha alegría y también de mucha tristeza, enfrentarás la soledad y te replantearás muchas cosas, pero estoy convencida, que vas a crecer mucho como persona.

 

Si quieres compartir tu historia, estaré encantada de leerla debajo del artículo, en los comentarios.   ¿Me cuentas cómo te va a ti por tu país elegido?

 

 

 

 

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

31 + = 36