Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Tu sexo es aún más tuyo

Tu sexo es aún más tuyo

¿Hasta qué punto consideras que tu sexo es “tuyo”?

Entendiendo por “tu sexo” tu manera de disfrutar tu sexualidad, tu placer, tu intimidad, tu sensualidad…

¿O quizá depende tu placer de tu pareja?

Muchas mujeres, piensan que es el hombre el que las ha de hacer sentir una serie determinada de cosas, como si ellos tuvieran el poder sobre nuestra sexualidad.

El hombre ayuda, pero no es la clave.

La clave eres tú.

Y espero que este libro te ayude a verlo claro.

¿Qué les pasa a las mujeres?

¿Alguna vez te has preguntado por qué en las películas o novelas rosas, tienen un sexo increíble?

Yo nunca me lo había preguntado hasta que leí este libro.

Hay un relato en el que Sylvia de Béjar explica algo así:

sexuality

un beso, un encontronazo contra la pared, dos embestidas y placer en el acto”.

Es buenísimo.

Tan bueno, que no existe.

O, al menos, para las mujers, sucede en ocasiones excepcionales.

Sin embargo, estamos siendo bombardeadas bien sea a través de las películas, la publicidad, los amigos (y algunas amigas), el amante de turno, etc. con ciertas normas, que nos imponen desde fuera, de qué manera tenemos que experimentar nuestra relación sexual.

Eso sí, el mensaje es muy distinto, bien sea dirigido hacia las mujeres o hacia los hombres.

Sexo y Mente

Contéstame una pregunta más:

¿Es posible disfrutar del sexo si estás enganchada a tu mente?

Para mí la respuesta es obvia.

Espero que para ti, también.

Pero lo que no es tan obvio es cómo llegas a quedarte enganchada en el pensamiento.

  • La forma en que asumes tu feminidad
  • la aceptación de tu cuerpo o,
  • cómo vives tu sexualidad

están influenciada por los mensajes que recibiste cuando eras pequeña y, por todos los mensajes que has recibido de la sociedad en la que vives.

A las mujeres, nos han bombardeado tanto con esa falsa imagen de cómo tiene que ser una relación sexual, que estás  tan preocupada por ello, que te olvidas de sentir.

Y entonces, es imposible disfrutar.

¡Porque estás pensando!

La cita

En el libro, hay un ejemplo muy divertido, que trataré de resumir aquí:

the appointment

Julia y Luís se conocen desde hace algún tiempo porque han trabajado juntos en un proyecto y, aunque es evidente que ambos se gustan, nunca ha pasado nada entre ellos.

El último día del proyecto, Luis le propone quedar para cenar esa noche.

Julia acepta encantada.

Para Julia, la cita empieza, por decirlo de alguna manera, desde el momento en que él se lo propone, ya que empieza a pensar cómo prepararse para su cita.

Después del trabajo se va casa y empiezan los preparativos: se hace la cera, se pinta las uñas, se maquilla, se hace un peinado, se prueba unos cuantos modelos, se perfuma…

Luis se ha entretenido porque ha tenido una reunión muy larga en el trabajo, por lo que como no le da tiempo de pasar por casa para ducharse y afeitarse, se va directamente al lugar donde han quedado.

La cena se alarga con una copa, y acaban en casa de Luís.

Éste tiene una idea clara en su mente, pero a Julia le asaltan sus inseguridades:

  • ¿estaré yendo demasiado rápido?
  • ¿Si me acuesto con él en la primera cita, dejaré de gustarle?
  • ¿Por qué se ha fijado en mí?
  • ¿No querrá aprovecharse?
  • ¿estará fingiendo que le gusto para acostarse conmigo?

Luís simplemente disfruta de los besos y el contacto con su cuerpo, sin más.

Le desabrocha el vestido que cae al suelo.

Ahora Julia vuelve a desconectar porque nuevas dudas asaltan su mente:

  • ¿Pensará que estoy gorda?
  • Quizá no le gusten mis pechos pequeños, debería operarme…
  • ¿tendrá preservativo? ¿y si se lo pregunto y se ofende?

Ahora  dime una cosa:

Con todos los pensamientos que le rondan a Julia por la cabeza,

¿Crees que en este punto ella ha podido llegar, ya no a excitarse, sino simplemente a relajarse?

¿Tú qué crees?

Porque yo diría que noooooooo.

Y esto, que es muy divertido leerlo, es posible que te pase más veces de las que quieras reconocer.

Y te lo digo por experiencia, jeje.

Una cuestión de autoestima

Tener una buena sexualidad pasa por tener una buena autoestima.

  • Si no te respetas, ¿cómo vas a hacer que el otro te respete?
  • Si no sabes lo que necesitas, ¿cómo podrás pedirlo?
  • Si no te valoras, ¿podrás apartarte de aquellos que no lo hacen?
  • Si crees que no mereces, ¿cómo podrás darte lo mejor?

Has de saber cuidar de ti misma y de lo que quieres a nivel sexual, para que no necesites constantemente la aprobación del otro.

Para que seas tú la que elijes.

Y no te pongas en un estado pasivo, a recibir lo que el otro quiera darte.

Nop.

Una buena autoestima, va a permitir que disfrutes de tu sexualidad.

Así que, no te olvides de trabajarla.

Tu sexo es aún más tuyo

sexual freedom

Lo que el libro te propone es que rompas con esos mandatos sociales, con esa falsa imagen que, en algún momento compraste y que ahora, no te permite disfrutar de tu sexo.

Hazte responsable de tu sexualidad.

Y no la dejes en manos de nadie.

Pues igual que tu vida, tu sexualidad es tuya.

Por eso, sea cual sea el problema o dificultad que tengas a nivel sexual, hazte esta pregunta:

¿Quién dice que eso sea un problema?

¿Es un problema que las mujeres necesiten más tiempo de preliminares que los hombres?

¿Quién ha dicho que eso sea un problema?

Sylvia propone lo siguiente:

analicemos nuestro modelo de sexualidad desde una perspectiva femenina (que nos respete, nos tenga en cuenta y nos deje vivir).”

Porque no podemos seguir pensando en nuestra sexualidad, desde un modelo machista o patriarcal

Conoce tu sexualidad

Lo que está claro es que si no conoces:

  • cómo reacciona tu cuerpo
  • qué necesitas para excitarse
  • qué te relaja
  • de qué manera te gusta ser tocada
  • qué cosas no te gustan en absoluto
  • etc.

Estarás siempre a merced del otro.

¿Te vas a quedar frustrada por no tomar tu parte de responsabilidad?

Cada cuerpo es distinto y tú has de guiar al otro hacia lo que a ti te da placer.

Pero para eso, antes has de haberlo experimentado, bien sea, pidiéndolo a tu pareja o probando contigo misma.

Así que te voy a dejar un par de ejercicios para practicar:

1º – Habla de sexo con tu pareja: explícale lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que te excita, lo que te pone tensa, lo que no quieres hacer, lo que te gustaría probar…

2º – Experimenta a solas contigo misma. Así, tendrás la experiencia para poder comunicar después.

 

Y si quieres comprar este libro, puedes hacerlo en el siguiente enlace (soy afiliada):

¡Feliz lectura!

 

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

19 - 15 =