Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

Si yo puedo, tú puedes

Si yo puedo, tú puedes

 

A veces, las cosas no son tan fáciles como uno piensa o le gustaría, pero si yo puedo, tú puedes.

Después de un curso online sobre cómo darle visibilidad a mi blog, decidí pasar de tener un blog a una web, donde podría ofrecer mis servicios como psicoterapeuta y coach online.

Como coach, definí bien mi objetivo:

  • Específico: Montar una web, con una parte de blog
  • Medible: Lo iré viendo, pues el cambio es evidente
  • Alcanzable: Yo sola no puedo hacerlo, así que he de fijar un presupuesto y buscar a alguien que me ayude.
  • Realizable: Es algo posible de hacer, hay muchas webs en internet.
  • Limitado en el tiempo: yo diría que entre 1 y 2 meses, será suficiente.

Contacté con un conocido y empezamos a trabajar el 1 de septiembre.

Dos meses más tarde, en Noviembre, me había tenido que cambiar de tema, así que…iba a necesitar más tiempo.

No había calculado bien.

Para enero, (4 meses más tarde), sucede algo imprevisto:

me tengo que cambiar de hosting.

Esto retrasará, otra vez, el lanzamiento de la web.

Y ya no queda tanto para terminarla.

Pero, con lo que no contaba, en absoluto, era con un mail del chico que me ayudaba, después de 2 semanas sin hacer nada, en el que me decía:

Lo siento mucho, pero tengo mucho trabajo y no sé cuándo me podré poner con tu web

Después de leerlo, me quedo en shock.

motivación

Por un momento, no puedo hablar…

No hemos terminado la web.

Hay que configurar el tema, los plugins, los enlaces, etc.

Y yo, ¡no tengo ni idea de cosas técnicas!

Pero lo peor de todo es que: ya no me queda presupuesto.

Lo que tenía para la web, lo he gastado en estos 4 meses…

¿Qué hago?

Me asaltan las dudas.

Mi mente se apodera de mí, y empieza a dar vueltas y liar todos mis pensamientos.

Mi familia lleva ya tiempo diciéndome que me tengo que buscar un trabajo “normal”.

Que ya llevo mucho tiempo invirtiendo en mi web y no ven resultados.

Tienen razón, yo tampoco los veo.

Y ahora, además, estoy sola y sin presupuesto.

Y lo peor, sin tener ni idea de cómo seguir con la parte técnica de la web.

Yo soy psicóloga…sé de psicoterapia, de coaching…pero de configurar wordpress…nada.

Cuando esta persona empezó a trabajar, le pregunté si iba a poder seguir ayudándome y me dijo que sí, que no me preocupara, que “no me iba a dejar tirada”.

Pero, lleva dos semanas que no hace nada.

Y ahora me dice que no sabe cuándo se podrá poner.

Estoy rabiosa.

Y enfadada con él.

Mi familia tiene razón, tengo que buscar trabajo.

¿Tú te rindes ante las dificultades?

Me pongo a actualizar mi currículum y a enviarlo a todos los sitios que veo que buscan psicólogas.

Pero en mi interior, escucho esa vocecita que me dice:

¿Y tu proyecto de trabajar online? ¿Lo vas a dejar de lado? ¿Después de todo el tiempo, dinero y esfuerzo que llevas invertido? ¿Qué es lo que tú quieres?

Siento pinchazos en el corazón.

Hum, mi vocecita interior, también tiene razón.

Pero yo no tengo ni idea de wordpress.

¿Qué puedo hacer?

Decido comprarme un libro: WordPress para dummies.  Ideal para mí.

aprendiendo wordpress

Y recuerdo que hace tiempo, un amigo me comentaba que, cuando no sabía hacer algo, lo buscaba en You Tube.

Con el libro aprendo sobre plugins, widgets y un montón de cosas más.

Y en You tube, encuentro tutoriales y empiezo a configurar plugins en mi web.

Después de una semana, he pasado de verlo todo negro, a ver la luz.

Quizá, después de todo, no sea tan “dummie”.

Si no sabes algo, puedes aprenderlo

No me lo puedo creer, aunque muy lenta, pero… ¡Estoy avanzando sola!

El chico re-aparece, me ayuda en alguna cosa durante una semana y luego, vuelve a desaparecer.

Necesito poner el formulario de suscripción a mi web, para que puedan descargarse un ebook que he escrito, pero no consigo que me funcione el enlace.

Por más vídeos que veo, no hay manera.

Me vuelvo a desesperar.

“No puedo hacerlo sola”, me digo.  “No tengo suficientes conocimientos técnicos”.

Necesito ayuda.

Busco, pero no encuentro.

O lo que encuentro, supera el presupuesto que he asignado.

Me vuelvo a frustrar.

Sigo enfadada con esta persona.

Me ha dejado tirada.

El que lo sigue, lo consigue.

Me doy unos días de descanso.  De otra manera, la cabeza me va a explotar, de tantas vueltas.

Tiene que haber alguien que me pueda ayudar.

Vuelvo a buscar por internet.

Me pongo en contacto con todos los soportes técnicos que encuentro: del plugin, del tema, del correo…

Y, para mi sorpresa, empiezan a darme soluciones.

Mail arriba, mal abajo…tres días después, tengo el formulario de suscripción puesto  y ¡funciona!, así que…

decido dejar la web online.

¡Lo he conseguido!

Vale, he tardado 6 meses…

Pero estoy loca de contenta.  Llamo a mi madre, a mi amiga, a mi hermana y les cuento mi logro

Al colgar, me pego un baile, ¡a mi salud!

¡He conseguido acabar yo solita!

Bueno, con ayuda de los soportes técnicos…

Pero, conseguí mi objetivo: ¡ya tengo la web online!

Claro, que siempre faltan cosas, pero…lo principal, ya está.

Al día siguiente, estoy agotada…tantos meses, tanta tensión, tantas dudas…

Me he dado cuenta de que somos más capaces de lo que pensamos, pero no lo sabemos.

Por eso te digo que, si yo puedo, tú puedes.

¿Cuál es tu objetivo? ¿Cuál es tu próxima meta? ¿Qué quieres conseguir?

A veces, tiras la toalla, a la mínima que las cosas no salen como tú quieres…

O te limitas pensando que no lo conseguirás.

Pero el camino estará lleno de dificultades.

De hecho, has de contar con ellas.

Para saber que, en esos momentos, vas a necesitar una dosis extra de paciencia contigo misma.

Y no has de permitir que los obstáculos te paralicen.

No importa si das dos pasos para delante y tres para atrás.

Lo importante es seguir caminando, y no perder de vista tu objetivo.

Quizá, necesites un poco más de tiempo para conseguir aquello que te habías propuesto, pero, ¿qué más da? Si al final lo consigues.

Y si ya estás en marcha, te animo a continuar, a seguir adelante y a gestionar las emociones del camino.

Porque las habrá.

Pasarás por momentos de alegría y tristeza, euforia y desesperación…pero al igual que las dificultades, éstos forman parte del viaje.

Ojalá mi ejemplo te sirva de inspiración para llevarte a dar ese pequeño paso en dirección a tu sueño.

Hacia lo que tú quieres.

¿Sabes ya cuál es ese siguiente paso a dar?

 

Espero me cuentes cómo te sientes y en qué punto estás ahora.  Puedes hacerlo en los comentarios.

Y, si te ha gustado mi historia y crees que puede motivar a alguien, ayúdame a difundirla.

 

 

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

2 + 6 =