Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

¿Todavía sigues sin saber qué hacer con tu vida?

¿Todavía sigues sin saber qué hacer con tu vida?

¿Eres un muerto viviente que pasa por la vida sin enterarse?

¿Cuántas veces te has replanteado la pregunta de qué hacer con tu vida?

Cuando tenía 18 años, quería ser directora de algún departamento en alguna empresa, así que me puse a estudiar Administración y Dirección de empresa.

Tuve la suerte de empezar a trabajar en una multinacional mientras estudiaba, y así, pude ver y experimentar en carne propia, el mundillo empresarial.

Sin embargo y para mi sorpresa, al cabo de unos meses de estar allí, empecé a sentirme vacía.

¿Pero cómo era posible?

¿Si eso era lo que yo quería?

Estaba en una gran empresa, estaba estudiando empresariales…tenía claro mi camino, ¿cómo podía ponerme a dudar?

Cuando las dudas te asaltan

Ahora puedo decirte que dudar es lo más normal del mundo.

Y de hecho, la duda te avisa de que “algo” no va del todo bien.

Mis dudas respecto a mi trabajo y mis estudios hicieron que me tuviera que replantear, qué hacía con mi vida.

Claro que en ese momento no tenía ni idea.

superar confusión

Si en estos momentos estás dudando de lo que quieres en tu vida, te felicito.

Pues dudar es el primer paso para tomar las riendas de tu vida y coger tu responsabilidad.

El sentimiento de la duda puede ser un poco engorroso, porque tu cabeza se dispara.

Te pasas el día entero dándole vueltas, a las infinitas posibilidades que podrían pasar.

Y al final, acabas agotada sin haber hecho absolutamente nada, para cambiar tu situación.

Pero yo te diría, date el permiso para dudar.

dudas

Está bien dudar por un tiempo, porque necesitas reflexionar.

Pasar de no saber qué hacer con tu vida a tener claridad al respecto, pasa por aceptar la duda como parte del proceso.

Así que tómatelo con calma y alégrate, porque en el momento en que empiezas a dudar y/o a replantearte cosas, ya has dado un paso para salir de esa incómoda sensación de no saber qué hacer con tu vida.

 

El precio de NO decidir

los hábitos

muertos vivientes_300

 

Igual que te digo que la duda es necesaria, también te voy a decir que tu objetivo es tomar una decisión

Porque como decidas no decidir, vas a convertirte en un muerto viviente.

Un muerto viviente es una persona que pasa por su vida:

  • sin enterarse
  • sin estar presente
  • sin decidir
  • sin elegir
  • sin sentido…

es levantarse por la mañana, poner el piloto automático y hacer “lo que toca”.

Y vivir los días como si fueras un robot sin corazón, sin pasión y sin ilusión.

Espero que tú no seas uno de ellos.

¿Todavía no sabes qué hacer con tu vida?

Pues invéntatelo.

inventa tu futuro

 

Juega a imaginar.

Juega a equivocarte.

Juega a probar cosas diferentes.

Y después de haber jugado, te aseguro que tendrás una visión más clara de lo que sí y lo que no te gusta.

 

 

Hazte preguntas

crear tu vida

También puedes hacerte las típicas preguntas que te ayuden a salir de tu “no sé”:

¿Cómo querrías que fuera tu vida de aquí a 5 años?

¿Qué estarías haciendo? ¿Con quién? ¿De qué trabajarías? ¿Dónde vivirías?

Si mañana te toca lo lotería y el dinero deja de ser para ti un problema, ¿qué harías?

Contesta a estas preguntas sin juzgarte, sin limitarte y deja que tu imaginación vuele.

La idea es que consigas visualizar esa imagen de tu vida “ideal”.

Mira lo que hay en tu vida con otra mirada

mirar diferente

No hace falta que ahora mismo tengas que hacer un cambio radical en tu vida.

Pero sí puedes elegir.

Puedes ser una presencia viviente.

Y, si no te gusta lo que ves en tu vida pero ahora mismo no tienes posibilidad de cambiarlo, aprende a mirarlo, como dice Proust, con otros ojos.

A partir de lo que hay en tu vida, ¿qué puedes hacer para disfrutarla más?

¿Cómo puedes dedicarle más tiempo a lo que te hace sentir bien?

¿Qué te está impidiendo ser feliz con lo que tienes ahora?

¿Tienes realmente que cambiar cosas o es tu manera de mirarlas y tu actitud lo que ha de cambiar?

Supera el miedo a equivocarte

miedo a equivocarse

Conozco a personas que tienen tanto miedo a equivocarse o a dar un paso en falso que, al final, aún y no gustándoles la situación en la que están, siguen en ella, porque son incapaces de decidir.

Si ese es tu caso te voy a proponer un ejercicio:

Durante la próxima semana, cada día hazte la siguiente pregunta:

¿Qué es lo peor de lo peor que me podría pasar si doy ese paso?

Y deja que tu mente responda sin restricciones.

Así descubrirás cuáles son tus miedos más primitivos y qué es lo que te impide avanzar.

cometer errores

 

A veces, la única manera de saber lo que quieres hacer con tu vida es equivocándote.

Cuántas veces no te ha pasado que teniendo una idea preconcebida sobre algo o alguien, te habías hecho una serie de expectativas  sobre cómo iba a ser ese trabajo, esa relación, esa amistad, etc. y luego, cuando estás en el lugar o con esa persona, darte cuenta de que la idea que tenías y lo que estás viviendo, no se parecen en nada

Yo diría que a todos nos ha pasado.

Por eso tienes que probar y experimentar para que tengas la experiencia y no te quedes sólo con tu idea.

Si no sabes lo que quieres, prueba a tomar distintos caminos y quizá, en uno de ellos, te descubras disfrutando.

 

tener éxito

Y si el disfrute no llega, a partir de tus resultados, ves modificando el camino, ajustando la dirección y cogiendo confianza en tus pasos.

Otra vez aquí, he de recordarte que este proceso requiere tiempo.

Y te repito aquí lo que te dije antes respecto a la duda:

Acepta el fracaso, el error o la equivocación como parte del camino.

 

Eso sí, hay una cosa muy importante que nos decía Einstein:

rutina

¿Parece obvio verdad?

Pues a la hora de la verdad, se nos olvida.

No sabes qué hacer con tu vida y sigues haciendo lo mismo que haces cada día o incluso, lo intensificas, con la ilusión de conseguir un resultado distinto.

Si hoy piensas que estás perdida y que tu vida no tiene sentido, puede que eso te lleve a sentirte triste, decepcionada, frustrada. Y con ese sentimiento dirigiendo tu día, poco podrás hacer para cambiar tu rumbo.

Si mañana vuelves a pensar lo mismo y a sentir lo mismo, volverás a hacer lo mismo…por lo que difícilmente, tus resultados cambiarán.

Esto así explicado se entiende muy bien, pero dime:

¿Qué has hecho o pensado hoy de manera diferente a lo que hiciste o pensaste ayer?

Da el primer paso, por pequeño que sea

apartar piedrecitas del camino

Cuando imaginas un cambio en tu vida, puede que ante ti se dibuje una imagen completamente distinta de lo que es tu vida ahora.

Eso, por un lado está bien, si te motiva, pero por otro, si lo ves muy lejano, puede incluso llegarte a desmotivar.

Porque no ves el final del camino.

Aunque tengas un objetivo final muy diferente, plantéate HOY objetivos pequeñitos y asumibles en un corto período de tiempo.

 

practicar hace al genio

 

 

Porque lo importante no es que consigas ya tu objetivo, sino que empieces a caminar y salgas del lugar en el que ahora estás, y no te gusta.

Da un paso y luego otro y después uno más.

¡Practica y diviértete practicando!

 

 

Mantén tu motivación

hacer lo que quieres
Incluso pasito a pasito y con objetivos pequeños, todo requiere de una inversión de tiempo, energía y a veces también, de dinero.

Por lo que habrá momentos, días o situaciones en los que perderás tu motivación.

Te preguntarás si realmente vale la pena seguir apartando piedrecitas del camino, y yo hoy estoy aquí para decirte que sí.

Sí que vale la pena.

Incluso te diría que, aunque nunca alcanzaras tu mayor objetivo, no puedes imaginarte la satisfacción que da el estar caminando en el camino que tú has elegido para ti.

La sensación de ser dueña de tu vida, de tus decisiones y de tus equivocaciones.

El aprendizaje que como persona te genera.

Realmente, para mí, si vale.

Pero por supuesto, si un día estoy de bajón, porque a mí también me pasa, me lo permito claro está y luego, gestionando mis emociones, empiezo a imaginar el tipo de vida que quiero tener, el tipo de persona en la que me quiero convertir…y a agradecer todo lo conseguido hasta el momento, y de esta manera, vuelvo a motivarme.

Mantén tu motivación en el proceso de qué hacer con tu vida, imaginándotela, tratando de sentirte ya allí, y dejando que el sentimiento de esa imagen, inunde tu corazón.

Si a mí me sirve, puede que a ti también te sirva.

el trabajo como pasiónarriesgarse a vivir

 

 

 

 

 

 

 

Porque si dando esos pasitos te encuentras con tu pasión, con aquello que disfrutas, entonces la recompensa será doble.

Y recuerda que la vida es un juego y hemos venido a jugar y a experimentar.

Que es mejor equivocarse que estar paralizada.

Y que el riesgo más grande es pasarse la vida sin vivirla, ni estar presente en ella.

Así que, si todavía no sabes qué hacer con tu vida, no te angusties que no pasa nada.

Da un pasito y prueba cómo te sientes.

Si te gusta, da otro pasito.

Si no te gusta, cambia la dirección.

Y con el tiempo, cuando mires atrás, te darás cuenta del camino recorrido.

Ojalá mis palabras te ayuden a quitarte la presión de tener que saber exactamente qué quieres hacer con tu vida.

Y puedas darte el permiso de experimentar cosas nuevas.

 

Si te ha gustado este post y crees que le puede ir bien a alguien, ayúdame a difundirlo.

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

Leave a Comment

5 + 2 =