Barcelona / Estocolmo +34 636 25 65 40 / +46 76 167 78 89

14 cosas que tienes que saber sobre el alcoholismo

14 cosas que tienes que saber sobre el alcoholismo

¿Has convivido alguna vez con alguna persona que tenga problemas con el alcohol?

¿Sabías que el alcoholismo es una enfermedad?

Si has visto el vídeo de la página de inicio de mi web, sabrás que yo crecí con un padre alcohólico, pero hasta mi adolescencia no me enteré de que era una enfermedad, por lo que crecí sin entender las cosas que pasaban en mi casa.

En este post voy a explicarte, basándome en mi experiencia, 14 cosas que considero importantes respecto al alcoholismo.

1. El alcoholismo es una enfermedad

Lo que empieza como un “beber alcohol” de vez en cuando, puede convertirse, casi sin darse uno cuenta, en una adicción incontrolable.

La persona no puede dejar de beber, aunque quiera.

Otra cosa es que el alcohólico lo reconozca. Normalmente, se auto-engañan diciendo que “yo lo puedo dejar cuando quiera”, pero curiosamente, nunca lo hacen ¿por qué será?

2. Existen los “alcohólicos cíclicos”

Eso significa que hay personas que no beben alcohol todos los días, sin embargo, lo beben cada fin de semana, o dos veces o tres, a la semana.

Por supuesto que no estoy diciendo que todas las personas que beban alcohol cada fin de semana sean alcohólicas.

Lo que es importante saber es si la persona puede o no, pasar sin el alcohol.

Por ejemplo, tú puedes tomar una cerveza o dos cada fin de semana porque te gusta, y no pasa nada. Otra cosa distinta es que te tengas que tomar una cerveza sí o sí, y no puedas pasar sin ella. En este caso, habría que investigar un poco más.

El problema de los alcohólicos cíclicos es que el alcohol también les provoca cambios en el carácter, por lo que suelen ser personas con un comportamiento variable.

3. Transforma el comportamiento de las personas

El alcoholismo provoca una serie de cambios como, por ejemplo:

  • Sensación de euforia
  • Relajación y optimismo
  • Pérdida de memoria
  • Aumento de la sociabilidad
  • Disminución de la auto-crítica
  • Pérdida de inhibiciones conductuales
  • Agresividad
  • Aumento de los tiempos de reacción
  • Etc.

En mi experiencia personal, nunca sabía cómo iba a venir mi padre. A veces venía eufórico y todo iba bien, y otras, venía agresivo, y todo iba mal.

Es el alcohol el que provoca estos cambios de comportamiento, en la persona que lo bebe.

4. El no-alcohólico puede estar “peor” que el alcohólico

Las parejas de los alcohólicos llevan tanto tiempo sobrellevando la enfermedad que, muchas veces, pierden el rumbo.

Han intentado hacer tantas cosas por el otro, que en el camino, se perdieron a sí mismas.

Los efectos del alcohol en la pareja del alcohólico pueden ser:

  • Baja autoestima
  • Incapacidad para poner límites
  • Dificultad para gestionar los asuntos de la vida cotidiana
  • Falta de presencia emocional ante los hijos
  • Obsesión con el alcohólico
  • Etc.

5. El alcoholismo afecta a los hijos

Tanto lo que se dice como lo que se no se dice, lo que se hace y lo que no se hace, TODO afecta a los hijos.

padres e hijos

Los hijos son esponjas y los padres son los modelos a seguir.

Por lo que si los modelos no andan muy bien, los hijos crecen con:

  • Inseguridad
  • Baja autoestima
  • Muchos miedos
  • Falta de confianza en sí mismos y en los demás
  • Falta de valoración
  • Etc.

Esta enfermedad es más potente de lo que parece a simple vista, ya que afecta a todos los miembros de la familia, a unos grados muy elevados.

Los familiares más alejados, amigos o compañeros de trabajo, también pueden ver afectadas sus relaciones con la persona bebedora, pues sus reacciones ante ellos pueden ser, totalmente desproporcionadas.

 6. La persona que bebe suele tener un gran problema de autoestima

Algunos de los efectos del consumo de alcohol son la relajación, la sensación de optimismo y  la pérdida de memoria.

Qué mejor combinación para olvidar todo lo que la persona NO es capaz de afrontar.

Mi padre tuvo una infancia dura. Lo separaban de su madre cada dos por tres. Mi abuela me ha llegado a contar cosas que, personalmente, puedo casi llegar a entender que necesitara calmar su dolor.

Claro que yo lo hubiera enviado a terapia, no a la botella.

7. Los alcohólicos tienen sentimientos

Con cuatro cervezas de más, pueden llegar a creerse los reyes del mambo, y comportarse como la persona más déspota que te hayas echado a la cara.

En esos momentos, tu comprensión se nubla, la rabia aparece y se te olvida que es un enfermo.

Pero en realidad, no deja de ser una evitación, una resistencia, una huida a unos sentimientos dolorosos o, a algo que les supera y que no son capaces, ni de mirar.

De hecho, recuerdo una mañana en la que yo ya había empezado a estudiar psicoterapia Gestalt y me puse a hablar con mi padre, de lo que yo sentía cuando él bebía.

Me empezó a hablar de sus sentimientos y créeme, acabé diciéndole que lo que él tenía era una depresión, y que por qué no buscaba ayuda profesional.

Pero no me hizo caso.

8. Existe ayuda para el alcohólico

Supongo que habrás oído hablar de Alcohólicos Anónimos, pero por si acaso no lo has escuchado nunca, te explico que es un grupo de apoyo para las personas que tienen problemas con el alcohol.

AA

 

Lo bueno de este grupo es que son personas que han dejado de beber, y han pasado por lo mismo que otros alcohólicos pasan:

  • Negación del problema
  • Autoengaño
  • Incapacidad de dejar la bebida
  • Síndrome de abstinencia
  • Etc.

Los miembros antiguos pueden acompañar a los nuevos abstemios, o incluso ayudarles a dar el paso, de dejar de beber.

Para conocer más sobre esta organización sin ánimo de lucro, puedes clicar en el enlace que te dejo de su página web Alcoholicos Anónimos.

9. Existe ayuda para los familiares de los alcohólicos

Hay otra organización llamada Al-Anon que ofrece ayuda a las personas que conviven o que tienen relación con la persona enferma. También existen grupos para los hijos, llamados Al-Ateen.

Al-Ateen

 

Puedes encontrar más información sobre ellos en su página web Al-Anon.

Yo empecé con 14 años yendo a los grupos de Al-Ateen y porque mi madre me “obligó”. Pero al cabo de 4 o 5 sesiones era yo la que le pedía de ir.

Me ayudaron muchísimo a entender lo que pasaba en mi casa y cómo afectaba la enfermedad de mi padre a todos los que convivíamos con él.  Y otra cosa muy importante es que encontré un lugar donde poder expresar mis sentimientos.

Luego, a los 19 años inicié un proceso de crecimiento personal y psicoterapia, que acabó de dejarme como nueva.

Así que si estás viviendo una situación en la que el alcohol es un problema en tu familia, no dudes en ponerte en contacto con estas asociaciones, pues hay grupos de ayuda por todas las ciudades.

Seguro que encuentras uno cerca de tu casa.

10. Tú no tienes la culpa de que beba

Como niña me sentía muy culpable por el comportamiento que tenía mi padre. Llegué a pensar si había algo malo en mí, que provocaba sus reacciones.

Pero por supuesto que yo no tenía la culpa de que él bebiera, y tú tampoco la tienes.

Cada persona es responsable de lo que hace con su vida, con su cuerpo y con sus decisiones.

Y aunque en un momento de ebriedad el enfermo pueda decirte que tú tienes la culpa de todos sus problemas, no te lo creas ni por un momento.

¿Entendido?

11. No puedes ayudar al alcohólico si éste no acepta tu ayuda

Por mucho que le expliques que hay un lugar donde pueden ayudarle, que su problema puede estar relacionado con el alcohol, que hay personas que han pasado por lo mismo…no va a servir de nada, si él no quiere escucharte.

Recuerda que uno de los requisitos para que la persona pueda aceptar ayuda, es que esté dispuesta a recibirla. Y esto no pasa sólo con la adicción al alcohol, sino con cualquier tipo de problema.

Porque solemos auto-engañarnos diciéndonos que:

  • no tengo ningún problema
  • no es para tanto
  • yo soy capaz de solucionarlo sol@”,

Por eso, aunque está bien que le expliques los recursos que existen y dónde puede encontrarlos, para que tenga la información, lo más importante es que busques ayuda para ti.

Recuerda que “si un elemento del sistema cambia, provoca un cambio en todo el sistema”, por lo que si una persona de la unidad familiar cambia, provocará un cambio en el resto de la familia.

12. Toma tu propia responsabilidad y déjale al alcohólico la suya

Una de las decisiones más importantes que tomó mi madre, después de ir a los grupos de Al-Anon , fue la de dejar de comprarle las cervezas o el vino a mi padre.

Decisión que imitamos también sus hijas.

Le explicamos nuestra posición de no querer que él bebiera, y nuestra decisión de que fuera él quién comprara su droga.

Eso no impidió que él fuera a comprársela, por supuesto, pero creo que fue uno de los primeros límites que se pusieron en casa.

También mi madre creó una cuenta a parte donde ingresar el dinero de su nómina y, fue a partir de entonces, que empezamos a llegar a final de mes.

Son dos pequeños ejemplos, pero me sirven para mostrarte una manera de tomar las riendas de la situación, y dejarle al alcohólico con su propia responsabilidad.

13. Que el alcohólico deje de beber no significa que cambie su personalidad

El alcohol ha provocado una serie de cambios en la forma de comportarse de la persona.  Dejar de beber no va a hacer que la persona cambie de repente.

Para modificar ciertos comportamientos, uno mismo se ha de hacer responsable de los mismos, y trabajar para cambiarlos.

Pero eso pasa con todas las personas. No puedes cambiar a nadie, sólo uno se puede cambiar a sí mismo.

Así que, si finalmente, decide dejar de beber, no esperes milagros.

¿De acuerdo?

Vendrá una etapa dura en la que habrá que seguir sobrellevando muchas cosas que no te gustan.

Pero es un gran paso, si el enfermo reconoce su enfermedad y se implica en su tratamiento.

14. Trabaja en tu recuperación

Tanto en Al-Anon como en Alcohólicos Anónimos se basan en un programa de 12 pasos que las personas han de realizar para conseguir su recuperación.

El cuarto paso requiere una introspección en tu carácter, para mirar aquello que te gusta y aquello que no, lo que te quieres quedar y lo que quieres soltar, etc.

Es muy importante que a partir de ahora tu foco de atención lo traslades a ti.

mis prioridades

Reestablece tu lista de prioridades y ponte en primer lugar.

A parte de los grupos, a mí me ha ayudado mucho todos los cursos de crecimiento personal y la psicoterapia que he realizado, porque ambas cosas son compatibles.

Así que, si necesitas ayuda, no dudes en buscar un profesional.

 

Espero que mi experiencia te haya servido para poder identificar si el alcoholismo de otra persona, te está afectando de alguna manera. En caso afirmativo, ponte en contacto con los grupos de apoyo que te he comentado en el post, y si tienes alguna otra duda, déjala en el hilo de los comentarios.

 

 

About author

Name:
Miriam Esquivel
Profession:
Psicóloga Coach
About me:
Graduada en Psicología. Máster en Terapia Breve Estratégica y Comunicación, Problem Solving y Coaching Estratégico. Formada en Psicoterapia Gestalt para adultos y niños y en Teatro Terapéutico. Con más de 10 años en Consulta Privada y 7 años realizando Talleres para adultos, adolescentes y niños.

4 comments:

  1. Guadalupe Solorzano

    Gracias Myriam por compartirnos tu eXperiencia y darme esta informacion sobre el alcoholismo.
    Siento una gran identificacion contigo, mi padre es al oholico activo, yo tambien estudie Psicoterapia gestalt con especialidad en niños y sintomas, imparto talleres y consulto con niños, adolescentes y adultos.
    No nada mas conosco el programa de 12 pasos, tambien asisto a las juntas de Aa, hay veces que me aplico mas que otras (asi es la enfermedad) pero si me veo y siento mucho mejor a partir de la conciencia que he creado, Y que se que me Falta por creAr.
    Estoy en el camino. Gracias por compartirlo conmigo.

    Reply
    1. Miriam Esquivel

      Hola Guadalupa, muchas gracias por comentar.
      El tener conciencia del problema es lo que te permite realizar cambios. Pero como bien dices, es un camino que hay que seguir caminando. Un fuerte abrazo’

      Reply
  2. Paloma

    te agradezco muchísimo este post, miriam.
    No exagero si digo que es el mejor post que he leido sobre el tema para mi, porque abarca todo lo que necesito como familiar de una persona alcoholica con la perspectiva de tu experiencia personal que me hace sentir mas apoyada y segura.
    No es lo mismo leer a un médico que te da un listado de sintomas y recomendaciones, que, como tu has hecho en este artículo, dar justo lo que se necesita pudiendote poner en el lugar de la persona que tiene un familiar alcohólico.
    Tantas cosas me gustaría comentar de tu articulo que serían casi tan largas como tu post.
    En mi familia el problema apareció cuando yo ya me había casado. Entonces mi familia estuvo sufriendo mucho, mis padres llegaron a divorciarse y aún así la guerra continuaban. yo descubrí que el alcoholismo era el problema cuando tuve ocasión de volver a convivir con mi madre unos años.
    Me asombra mucho que mi padre y mis hermanos no relacionaran la imprevisibilidad del caracter de mi madre con su abuso del alcohol.
    Pienso que pudiera ser porque todos en la casa eran consumidores de alcohol, pero no alcoholicos y no pueden entender los daños que provoca el alcohol, que van más allá de la eventualidad de una borrachera.
    Es curioso como en nuestra sociedad tenemos tal ceguera con la droga legal.
    Gracias de nuevo y muchas felicidades por este excelente post.

    Reply
    1. Miriam Esquivel

      Hola Paloma,

      Muchas gracias por comentar y por explicar un poco tu caso. Totalmente de acuerdo contigo respecto a la ceguera ante la “droga legal”. También porque a veces es difícil establecer el límite. Yo misma me he encontrado ante personas que bebían, y he dudado de si tenían o no problemas con el alcohol. Sin embargo, cuando el que una persona beba afecta de manera negativa a su comportamiento y a todos los que le rodean, no hay ninguna duda de que estamos frente a una enfermedad.
      Gracias de nuevo por decirme que el post te ha servido, pues ese, es mi mayor reto cuando escribo.

      Reply

Leave a Comment

62 - 61 =